Solidaridad… también con los animales

  CB020940  

Decía Ghandi que la grandeza de una nación y su progreso moral pueden juzgarse por la forma en la que trata a los animales. De acuerdo con esta sabia observación, España es sin duda un país socialmente minúsculo y primitivo.

Posiblemente esta “católica” sociedad no hace más que seguir la línea del antropocentrismo que le han marcado desde siempre los estrategas vaticanos, que nos han claveteado en la conciencia la ridícula idea de que la naturaleza está al servicio del hombre, y que éste puede por tanto disponer de ella a su antojo.

Eso explicaría por qué en países como el nuestro, impregnados por el olor del incienso y cegados por su humareda, hemos cosificado a nuestros hermanos irracionales, tratándolos con una brutalidad caprichosa, torturándolos, persiguiéndolos, experimentando con ellos, divirtiéndonos con su dolor, ignorando la gravedad de su sufrimiento y la profunda tristeza que nuestro trato les proporciona.

Poco apoyo tenemos también de los políticos a la hora de pedir solidaridad con los animales. La política realmente se sale de su eje cuando le hablamos de espíritu solidario porque no tiene ojos nada más que para medir los costes sociales de la inseguridad y de la restricción de libertad. El mercado, por su parte, se centra esquizofrénicamente en la capacidad adquisitiva, sin atender a principios morales o éticos.

Es necesario introducir en el ámbito público una dimensión ética de la vida, porque sólo así cada uno, tanto personas como animales, tendremos lo que nos corresponde por nuestra dignidad.

La solidaridad es consecuencia natural del hecho de que los seres viven y actúan juntos en el seno de una comunidad que debe estar cimentada con los conceptos de bien común y de reciprocidad fraternal.

Así, de igual modo que en el ámbito económico la eficiencia y la equidad son los caminos adecuados para la necesaria redistribución, en el de lo social la solidaridad es la garantía de la reciprocidad.

La solidaridad es, en primer término, una reacción ante la percepción del dolor ajeno; en segundo lugar implica una decisión de movilizarse para paliar ese dolor, y finalmente supone dar permanencia a este enfoque, convirtiéndolo en una actitud vital.

La inmensa mayoría de los pensadores, políticos, teólogos y filósofos han manifestado siempre una visión unívoca de la solidaridad, considerándola como algo que sólo tiene sentido entre humanos. Yo pido que se ensanchen las mentes, que se enriquezcan los conceptos, que se perfeccionen y completen las leyes para que esos amigos y compañeros de viaje que son los animales puedan también beneficiarse de las virtudes de una sociedad solidaria, una sociedad que recupere la ilusión y en la que los hombres, a pesar del individualismo, del egoísmo y el egocentrismo, puedan reconocer a los animales -domésticos y salvajes- como sus iguales en la naturaleza, actuando con ellos de una forma generosa, cooperativa y comprometida.

El hombre más solidario es sin duda más humano, y con su actitud logra que este mundo sea una casa para todos y no un campo de trincheras. La solidaridad es una magnífica expresión de amor que nace de reconocer al otro como un semejante, igual en dignidad y derechos.

Como es lógico, donde mejor se aprende y afirma todo esto es en la cuna, en esa educación iniciática que se adquiere en el entorno familiar. El respeto, la bondad, la comprensión, la generosidad… Nuestro futuro como comunidad planetaria pasa por construir una civilización en la que el primer valor, el más extendido, el más practicado, sea el amor. Un amor que se materialice en cooperación, en solidaridad, en comprensión, en tolerancia y en respeto por todas las criaturas, sea cual fuere su grado de racionalidad.

 

Anuncios

~ por kalicom en 19 abril 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: