¿Qué le pasa a Aznar?

jose_maria_aznar_converso_con_jovenes_latinoamericanos_en_la_uc

 

¡Os juro que no quería! En realidad había empezado a esbozar un comentario sobre el futuro de Internet, que me parece un tema apasionante… Pero tuve la desgracia de escuchar la crítica de Aznar a la política europea de subsidio del desempleo, pidiendo un sistema laboral más “flexible” y “dinámico” que anime a los marginados laborales a buscar trabajo.

El ex presidente, que sabe que tiene sus garbanzos asegurados al otro lado del charco, no ha dudado en airear lo de las 1.800 horas que se trabajan de media en Estados Unidos, frente a las 1.500 que se contabilizan en la Unión Europea. También se ha referido al aumento del gasto público y al envejecimiento de la población en Europa como vergonzantes factores de desventaja frente a los chicos de Obama.

Quizá lo que quiere este señor es cerrar las oficinas del paro, recuperar las ordenes mendicantes y, de paso, cargarse a esos parásitos sociales que son los ancianos… Pero que parezcan muertes naturales, porque lo de la eutanasia es inadmisible claro.

Creo que esta fiebre pro yankee debe ser el último coletazo de los acuerdos a los que llegó con Bush  y que luego se materializaron en una serie de absurdas conferencias en la universidad de Georgetown. Unas conferencias que sigo sin entender a quién le pueden interesar, salvo a algún que otro universitario que tiene que tragárselas para aprobar una asignatura, pero por las que, en cada ocasión, el Señor Aznar se ha embolsado varios miles de euros. Claro que los americanos no son nada tontos, y a cambio consiguieron que el Ayuntamiento de Madrid subvencionara un campeonato femenino de baloncesto de aquella universidad, precisamente de la de Georgetown y no de ninguna de las otras 22 que hay en aquel país… ¡Si es que no tienen desperdicio!

Volviendo a las declaraciones de Aznar, creo que despiden un claro tufillo empresariófilo que no pretende más que afilar las garras del mercado de empleo para que se claven con mayor facilidad en las espaldas de los auténticos perjudicados de la crisis, que son todos esos miles de trabajadores que los empresarios están poniendo en la calle para salvar sus naves y a los que José María quiere ahora fustigar para que no vivan del cuento.

Y lo que todavía entiendo menos es que Ana Botella, con la que está cayendo, siga hablando en defensa de este hombre, por muy marido suyo que sea, afirmando que está “legitimado por la historia” para hablar de creación de empleo. Que digo yo que doña Ana haría mejor en ocuparse del deteriorado Medio Ambiente de Madrid en lugar de meter palos entre los radios de la rueda del Gobierno, haciendo la obviedad de calificar como “medida coyuntural” la aportación de 3.000 millones que Zapatero ha hecho a los Ayuntamientos para ayudarles a sobrellevar la crisis.

Quiero recordar, por si a alguien se le ha olvidado, que este Aznar tan legitimado por la historia es el mismo que nos metió en una de las guerras más absurdas, despreciables e injustas de este siglo. Este Aznar es el que dijo en una de sus visitas a Georgetown que “el problema de España con Al Qaeda” empezó con “la invasión de los moros“. Es el mismo Aznar que soltó en Harvard aquella absurda frase que calentó al mundo islámico: “Disculparse por las caricaturas de Mahoma es el primer paso hacia la rendición de las democracias”. Este Aznar es el que se burló, estando en evidente estado de embriaguez, de una campaña de seguridad promovida por la Dirección General de Tráfico. Este Aznar es el que hablaba con acento mexicano cuando se juntaba con aquel hermano de Bush que nos prometía el oro y el moro por salir en la foto de las Azores.

Y mientras, el “pobre Rajoy” intenta disimular la estupidez de su mentor reconociendo que en materia de política antiterrorista las cosas se están haciendo bien y alabando la tarea del Gobierno de forma inequívoca: “No debemos echar las campañas al vuelo pero creo que si seguimos manteniendo la política que se está haciendo en esta legislatura tenemos posibilidades de acabar con ETA en un período de tiempo no excesivamente largo”.

Me temo que Aznar se ha convertido en un terrible lastre para su propia formación política. El problema, como siempre es quién le pone el cascabel a gato o, dicho de otra manera, quién le dice a este hombre que se calle la boca y se dedique a la pesca, a tomar copas o a cualquier cosa que lo mantenga lejos del escenario político. Lo cierto es que, hoy por hoy, solamente las ideas de Esperanza Aguirre tienen un nivel de estulticia comparable las de este trasnochado político. Pero de “Espe” hablaremos otro día… Ya veréis que divertido.

Anuncios

~ por kalicom en 21 abril 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: