La venganza de las abuelas

my_grandmother_by_laudat

La violencia de género, de acuerdo con lo que dice la ley, es la que ejercen los hombres contra las mujeres. Seguro que porque normalmente son hombres los agresores y mujeres las agredidas. Además, el hecho de que las mujeres tengan menos musculatura y potencia física, avala la lógica de la medida.

Es cierto que a veces se dan casos que se salen de lo común, como el de una reciente denuncia por violencia de género que no ha sido reconocida como tal por el juez ya que se ha producido en un matrimonio homosexual formado por dos mujeres, a las que ha debido suponer equilibradas en capacidad de agresión y de defensa; lo cual es mucho suponer.

De cualquier manera hay otra violencia que puede ser igual de cruel, de dañina y destructiva que la física; me refiero a la violencia psicológica, para la que no se precisa fuerza sino ganas de desequilibrar, de amargar la vida, de hacer padecer al otro.

Esa violencia psicológica se puede producir a cualquier edad pero, por lo que he podido constatar, aparece con cierta frecuencia en matrimonios mayores, en parejas con una larga trayectoria de convivencia.

Aquí, curiosamente, los papeles parecen invertirse, y son ellas, las mujeres, las que más gritan, machacan con comentarios hirientes y ridiculizan a unos maridos ya envejecidos, limitados de movimientos, tocados físicamente y escasos de testosterona.

Es realmente triste ver a esos hombres tratados como guiñapos, zarandeados por unas mujeres que los miran con una mezcla de odio y desprecio. En esos momentos no puedo por menos que sospechar que se trata de una venganza: quizá estas mismas mujeres fueron maltratadas física o psicológicamente por esos mismos hombres en otro momento de su vida de pareja, y ahora que los ven debilitados, inermes, vulnerables, ven llegada la hora de tomarse la revancha y hacerles probar su propia medicina.

La verdad es que esto me produce una tristeza tan profunda como la que siento con el maltrato y la violencia masculinas. Ambas cosas son realmente lamentables e injustificables.

Lo cierto es que se está produciendo una rebelión de aquellas esposas y madres resignadas y sumisas que, llegada la menopausia y con el nido vacío, odian transformarse ahora en enfermeras de sus decrépitos maridos, que se convierten en victimas de su frustración, de su revanchismo y de sus desequilibrios hormonales.

Los medios de comunicación han creado en los últimos años dos estereotipos sólidos: el torturador y la víctima. Un cliché que preconcibe lo ocurrido en cualquier conflicto de pareja.

Si le dices a una mujer que también hay maltratadoras, te pone mala cara y en el mejor de los casos te pregunta si estás de broma. Si aportas datos como la estadística de la Policía Nacional de Gijón, que señala que en noviembre de 2008 se cursaron más denuncias de hombres maltratados que de mujeres maltratadas, se le torcerá definitivamente el gesto y serás clasificado automáticamente como machista. ¡Y no lo soy!

Además, creo que el maltrato femenino puede ser más cruel, más depurado, más peligroso, porque su carga psicológica es mayor. Los hombres pueden ser brutos, agresivos, machistas, violentos… Pero las mujeres pueden ser realmente destructivas, demoledoras.

Las abuelas vengativas tienen la capacidad de actuar como un Ferrán Adriá de la psicología, “deconstruyendo” la masculinidad de sus parejas y convirtiéndola en un cúmulo de residuos dignos del sillón de un psiquiatra.

No estaría nada mal que estas señoras mayores incluyeran en su menú diario conceptos como el respeto, el perdón, la misericordia, el cariño, la generosidad, la confianza, la dignidad, la honorabilidad e incluso el amor.

¡Por cierto, este cóctel vale para todas las edades, para hombres y para mujeres, para padres y para hijos, dentro de casa y fuera de ella!

Anuncios

~ por kalicom en 15 junio 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: