¿El Toro de Coria se humaniza?

RORO SIN ACERICO-BLOGEl pasado 26 de abril escribía yo en este blog una carta abierta al Toro del Acerico, la víctima inocente de las muy populares fiestas de San Juan en la localidad extremeña de Coria. Denunciaba entonces el trato inadmisible que sufría el animal, que era picoteado por dardos con punta de alfiler lanzados a su paso por las calles por los enardecidos corianos.
Hoy leo, con enorme satisfacción, que las autoridades municipales han decretado y ordenado que en las fiestas de este año se suprimiera esa tortura adicional. Parece que la gente ha cumplido, no sin manifestar en muchos casos su pena por haber perdido tan “hermosa” tradición.
Verán que he dicho tortura “adicional”, porque suficientemente salvaje me parece ya que el pobre animal sea perseguido, azuzado, asustado y acorralado, de tal manera que se ve obligado a correr y correr tirando cornadas con desesperación por un circuito laberíntico y sin salida hasta que sus muchas fuerzas le fallan y termina rindiéndose.
Cuando llega ese momento, en el que los acosadores decretan que ya está “mareao”, alguien le pega un tiro que más que de misericordia es para poder cortarle los testículos, que son exhibidos triunfalmente.
Pido a mis congéneres de Coria que analicen su fiesta con imparcialidad, sin apasionamientos localistas, sin justificaciones ancestrales, a la luz de la inteligencia, de la cordura y de la cultura, con espíritu de progreso, con ánimo de perfeccionamiento personal.
Estoy seguro de que cuando acaban estas fiestas los habitantes de Coria son gente normal, trabajadora, que tiene familia y acaricia a su mascota. Gente que se horroriza con las guerras, lamenta los accidentes de tráfico y llora la muerte de un amigo. A ese fondo humano es al que recurro para pedirles que den un paso más, que dignifiquen sus fiestas locales eliminando de ellas la tortura absurda de una animal tan hermoso, tan fuerte, tan valiente y, sobre todo, tan inocente.
Deben darse cuenta de que su encierro es una lucha desigual en número, en táctica y en recursos. El toro sale muerto y muerto queda. ¡Todo tan previsible!
El suyo no es un juego de valientes sino de inconscientes. No hay nada que demostrar, no hay mérito. Que organicen un torneo de fútbol, una carrera popular, un concurso de tortillas…
Hay muchas formas de disfrutar sin necesidad de que sus hijos tengan que ver salvajadas sangrientas. En ellos, en los hijos, es en los que  pongo mi confianza, porque estoy seguro de que un día el nivel educativo de este país crecerá y serán ellos los que decidirán convertirse en ciudadanos del siglo XXI y entonces acordarán la supresión de las torturas de los toros y convertirán las dehesas en parque naturales en los que estos animales, protegidos por el Estado, envejecerán plácidamente.

Anuncios

~ por kalicom en 26 junio 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: