Marcelo III, el toro que se cornea los ojos

TORO COMPLETO

Este precioso y singular toro se llama Marcelo III y es hijo de Marcelo I y de la vaca Gallarda. Es un semental de raza limusina que se ha pasado cinco de sus siete años de edad enamorando vacas por los prados de Ávila.
Como suele ocurrir con los de su especie, este angelito de 900 kilos vino al mundo con el triste destino de convertirse en un montón de carne de lomo, de aguja, de costillar, de falda, de cadera, de babilla, de contra, de aleta…
Pero lo que lo hace peculiar y lo convierte en protagonista de nuestra pequeña historia es el hecho de que Marcelo III es cornicorto y gacho, que en jerga taurina quiere decir que tiene los cuernos pequeños e inclinados hacia abajo, con la particularidad de que se le han ido desarrollando en un ángulo tal que los ha llevado directamente hacia sus propios ojos.
De hecho, las puntas de la astas ya le están presionando los párpados inferiores y, de seguir creciendo, podrían producirle graves daños.

TORO DE LADO DETALLE

Cuando Javier, el vaquero que lo cuida, me llevó a su establo de la pequeña localidad de Villar de Corneja para que pudiera fotografiarlo, lo primero que le solté -en mi lógica de urbanita- fue: “¿Por qué no le serráis las puntas de los cuernos?”. Entonces me dedicó una sonrisa compasiva y, mientras se pasaba el índice por el cuello, me dijo: “No te preocupes, esto se va a solucionar con un solo corte”.
Y es que ahora que ha completado su ciclo, nuestro toro ya tiene fecha en el matadero, del que no lo van a librar ni su mansedumbre, ni sus buenas “hechuras”, ni su peculiar cornamenta.

Según me cuenta Javier, hasta 1999 sólo criaban reses “avileñas”, pero decidieron comprar un par de vacas limusinas, que eran y son famosas en todo el mundo por su corpulencia, su mucha y buena carne y su excelente disposición para la cría. Las nuevas vacas, que bautizaron enseguida como “las señoritas”, fueron presentadas a un magnífico semental llamado Marcelo I, que sería el iniciador de la dinastía de Los Marcelos.
Como la vida sigue, cuando Marcelo III sea sacrificado le sustituirán Honorio I y Honorio II, que acaban de llegar de fuera con el ánimo de evitar problemas de consanguinidad y que prometen dar mucha guerra por aquellas dehesas.

Anuncios

~ por kalicom en 26 agosto 2009.

3 comentarios to “Marcelo III, el toro que se cornea los ojos”

  1. Pobre animalito….en fin, que llene la panza de gente hambrienta.

  2. Lamento comunicar que Marcelo III ha iniciado hoy su último viaje. Caronte le espera en su barca ( con refuerzos de flotación esta vez)

    • ¡Caramba Lauki, ha sido más rápido de lo que esperaba!
      La verdad es que, de alguna manera, lo hemos inmortalizado.
      Un abrazo.
      Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: