¿Se está convirtiendo Internet en un universo paralelo?

MUNDOS DE INTERNET-BLOG

Acabo de leer en el Ciberp@is que en Estados Unidos la venta de objetos virtuales para videojuegos ha movido este año mil millones de dólares, y que en 2010 se alcanzarán los mil seiscientos millones. Creo que es como para sentarse a pensar un poco.

En épocas de crisis, Internet se convierte en un espacio de expansión tan barato como potente. Hablar con tus amigos en las redes sociales es gratis y te puede absorber todas las horas que necesites. La gracia del tema es que el cerebro humano, que posee una extraordinaria plasticidad, recibe la información de la red y crea con ella un auténtico universo paralelo, una vida alternativa que planta sus personajes, sus ciudades y acontecimientos junto a los de tu vida física.

Hay quien vive realmente entre ambos mundos y permite que su “Mundo.net” y su “Mundo.real” le gobiernen indistintamente las hormonas, los mecanismos de estrés, los sentimientos, la voluntad, la capacidad de iniciativa…

Salvo que estemos locos, es evidente que sabemos distinguir perfectamente entre el mundo real y el virtual, pero lo cierto es que el que sale perdiendo es el real porque en el de mentira podemos hacer cosas que en el otro nos están vedadas. En tu “Mundo.net” puedes ser un aventurero, un próspero agricultor, un deportista de elite, un guerrero, un justiciero, un hábil negociante o un convincente negociador, mientras que en “Mundo.real” eres sólo una cosa: un mileurista con un contrato basura, que ya ha cumplido los treinta y no ve el momento de independizarse.

Hay dos formas de abordar todo esto: sostener que gracias a “Mundo.net” puedes evadirte unas horas y sentirte menos desgraciado, o considerar que el constante trasiego entre uno y otro universo no hace más que agrandar las frustraciones, el desencanto y el miedo a un futuro que tiene pinta de ser áspero y oscuro.

Lo cierto es que en el mismo instante en el que redacto estas líneas hay millones de personas de todas las edades asomadas a realidades paralelas, matando monstruos, realizando operaciones inmobiliarias, colonizando planetas o, simplemente, viviendo otras vidas.

Meses atrás, mi chica se enganchó al Travian, que es un juego “on line” de estrategia ambientado en la época de la caída del Imperio Romano. Participan miles de jugadores de todo el mundo simultáneamente y ha sido traducido a más de 40 idiomas, lo que le permite contar con más de cuatro millones de usuarios.
Empezó porque siempre le había gustado la historia y en especial la de Roma, sus emperadores, su cultura y sus conquistas. Las primeras semanas era todo ilusión: ¡Mira, ya tengo nosecuantas toneladas de trigo en mi aldea, así que puedo crear soldados para…”. Transcurrido algún tiempo la ilusión había dejado paso a la preocupación y entraba indignada en la cocina gritando: “Te quieres creer que hay un imbécil que me ha atacado… Menos mal que tenía las tropas en una expedición, pero me ha matado a los acechadores… ¡Pues se va a enterar!”.
Yo la miraba incrédulo. Estaba enfadada, indignada. Luego la pillaba en un sillón con la mirada perdida, mascando su venganza.

Poco a poco las cosas se complicaron y nuestras conversaciones eran del tipo:
-¿No te acuestas?
-Sí, pero espera porque he mandado unas tropas y hasta que lleguen no me puedo acostar. He hablado con un chaval argentino para que me proteja la aldea porque hay uno, que me parece que es mejicano, que siempre me ataca cuando estoy durmiendo… por la cosa de la diferencia horaria”.

Poco a poco empezó a dedicarle tanto tiempo a su “Mundo.net” como a su “Mundo.real”. Se daba unos madrugones de espanto para vigilar sus posesiones y ya sólo compartíamos el salón a ratos porque tenía que estar cuidando los cultivos, las aldeas, los graneros, los ejércitos. Así que yo le contaba una y otra vez lo que iba pasando en la película mientras ella “no estaba”.
Cuando salíamos de viaje, obviamente nos llevábamos un portátil, que compramos para que pudiera mantenerse “conectada” y nos asegurábamos, porque era una condición excluyente, de que el hotel tuviera wi-fi en la habitación. Vivía en una especie de agujero de gusano que conectaba las aldeas de Travian con España.

Hace unas semanas se hartó de esa dependencia y rompió con todo. Le traspasó su aldea a otro jugador y se “desconectó”. Hemos vuelto a hablar, está mucho más relajada y de nuevo tiene una conversación amena y variada.

Su experiencia me ha demostrado que esa maravillosa herramienta que es Internet tiene sus peligros y exige una actitud crítica y madura. Al menos no debemos permitir que se apodere de nosotros, que nos domine, que nos anule.
De momento, a pesar de lo que sospeche la física cuántica, sólo hay un universo conocido; lo demás son juegos, ficciones, entretenimientos, alternativas creativas. Y eso es lo que tienen que ser si no queremos acabar, como dicen los andaluces, “más pallá que pacá”, pagando dinerito de verdad, euros de curso legal, a un servidor de Minnesota para que nos venda dinero ficticio de un mundo ficticio, o peinados, o ropa, o mascotas ficticias para personajes que soy “yo” y no soy yo, mientras que estoy con los bolsillos al revés en el real, palpable y auténtico planeta Tierra.

Anuncios

~ por kalicom en 4 noviembre 2009.

Una respuesta to “¿Se está convirtiendo Internet en un universo paralelo?”

  1. Información Bitacoras.com…

    Esta anotación ha sido propuesta por un usuario para ser votada en Bitacoras.com. Para que el proceso finalice, deberás registrar tu blog en el servicio….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: