Si no te acuerdas es porque a tu cerebro le hace falta un poco de gimnasia

Dicen los especialistas que a partir de los treinta nuestro cerebro tiende a sentarse en el sillón de la monotonía, de la inercia, de la rutina, del “lo mismo de siempre”, y entonces viene aquello de: “Sí hombre, cómo se llama este chaval, ¿no sabes quién te digo?, sí, verás, uno que es bajito y así como anchote… pero si lo tengo en la punta de la lengua”.

Pero lo cierto es que en la punta de tu lengua sólo hay papilas gustativa. Los recuerdos los tienes en el cerebro y es de ahí de donde tienen que salir.

Poco a poco se te olvida una password, piensas que te han robado el coche cuando en realidad lo aparcaste en otro lado, no recuerdas cómo se llama ese tío que te acaban de presentar, no sabes dónde has dejado las gafas, se te ha borrado cómo se hacía para sintonizar los canales de la tele…

¿Sabéis de lo que os hablo, a que sí?

Cuando pasa todo esto empezamos a preocuparnos, a pensar que con la edad se nos están muriendo neuronas a puñados y que pronto nos veremos en medio de la acera sin saber a qué casa tenemos que volver. Pero la pérdida de memoria no es necesariamente un problema de cumplir años.

Los neurocientíficos han comprobado que la pérdida de memoria a corto plazo no depende de la edad y no es una consecuencia de que las neuronas mueran o degeneren sino de que se interrumpen las conexiones que hay entre ellas, esas ramificaciones llamadas “dendritas” que hacen que la información circule con soltura por el entramado cerebral.

¿Por qué pasa esto?, sencillamente se trata de un problema de falta de uso. Cuando esos “cables” que unen las neuronas se tiran mucho tiempo sin trabajar se atrofian, así que las informaciones nuevas que llegan se pierden en el laberinto cerebral y no hay forma de llegar a ellas.

Una buena alimentación, vitaminas y ciertas medicinas ayudan en parte, pero nada es tan eficaz como las neurotrofinas, que son una familia de proteínas que el cuerpo genera de forma espontánea y que ayudan al buen funcionamiento y la supervivencia de las neuronas que ya tenemos, e inducen la generación de neuronas nuevas.

De hecho, aunque la mayoría de las neuronas del cerebro de los mamíferos se forman antes del nacimiento, las partes del cerebro adulto (el hipocampo por ejemplo) mantienen la capacidad de sintetizar nuevas neuronas a partir de células madre mediante un proceso llamado neurogénesis. Las neurotrofinas ayudan a estimular y controlar la neurogénesis.

Vale pero… ¿de dónde saco yo las neurotrofinas? Pues es muy fácil: Poniendo las neuronas a hacer gimnasia: levántalas del sillón, sorpréndelas, haz que saboreen, que vean, que oigan, que huelan, que toquen. El truco es romperles los esquemas, sacarlas de la rutina, obligarlas a hacer cosas diferentes a las habituales. Una vez estimuladas, una vez que tu cerebro deje de trabajar “en automático”, tu organismo generará neurotrofinas que, como brigadas de reparación, empezarán a crear nuevos tendidos dendríticos y a comunicar con eficacia todas las células de tu cerebro. Así es como recuperarás la memoria perdida.

Aquí traigo unos ejercicios sencillos que nos propone el Duke University Medical Center, que ayudarán a generar neurotrofina y a poner en forma nuestras dendritas:

1) Intenta, al menos una vez por semana, ducharte con los ojos cerrados. Emplea sólo el tacto, busca las llaves del grifo, ajusta la temperatura del agua, tantea hasta dar con el gel y el champú, y cuando termines busca la toalla y sécate. Te sorprenderá la variedad de texturas a las que nunca prestas atención.

2) Emplea tu mano no dominante, es decir, si eres zurdo usa la derecha y si eres diestro la izquierda. Coge los cubiertos con ella, trata de escribir, agarra el cepillo de dientes al lavarte. Eso hará que tu cerebro tenga que hacer un esfuerzo inesperado que pondrá a circular neurotrofinas por tu sangre.

3) Lee en voz alta, como hacen los niños, eso activa circuitos distintos de los que usas al leer en silencio.

4) Altera tus rutas habituales para ir a la tienda, al trabajo, a casa. Explora nuevas calles y medios de transporte.

5) Modifica tus rutinas. Haz cosas diferentes. Sal a la calle, alterna, habla con gente de distintas edades, de diversas ideología y con distintas profesiones que te aporten novedades. Haz cosas de forma inesperada. Usa las escaleras en lugar del ascensor. Sal al campo y percibe sus sonidos, su colores, sus olores.

6) Cambia algunas cosas de sitio para alterar el mapa que tu cerebro tiene de tu entorno. Si pones el cubo de la basura en otro lado, ya verás la de veces que vas a tirar las cosas al sitio antiguo.

7) Aprende a hacer algo nuevo. Da igual lo que sea: cocinar, practicar un deporte que desconoces, estudiar un idioma nuevo. También puedes hacer cosas que ya hacías pero de una forma distinta: arma un rompecabezas con un ojo tapado, por ejemplo, con lo que tu cerebro, al perder la percepción de profundidad, pondrá en marcha mecanismos compensatorios.

8) Identifica objetos con el tacto, sin mirar: pon por ejemplo varias monedas distintas en un cuenco y sólo con el tacto trata de identificar si son de euro, de cincuenta céntimos, de veinte, de cinco, de uno….

¿Y a qué venía todo esto?… Ah, sí, a que verás como con este pilates mental tu cerebro vuelve a funcionar.

¡Felices neurotrofinas!

Fuente de la imagen
Anuncios

~ por kalicom en 5 febrero 2010.

4 comentarios to “Si no te acuerdas es porque a tu cerebro le hace falta un poco de gimnasia”

  1. Kalicom, te escribe el 17.001, me has dejado atónito con tu consejos como soy un lector obediente seguiré fielmente tus consejos gimnástico de mente, estas lecturas me dan fortuna y no me decepciona a seguir leyendo a un educador como tu con una mano inquisidora de la verdad,….saludos,…..sinBalas…..

  2. ME PARECE EXCELENTE ESTE ARTICULO Y PUES SI, A TRABAJAR POR PRODUCIR NEUROTROFINAS, EL EJERCICIO MENTAL ES LO MEJOR ACOMPAÑADO DE UNA BUENA ALIMENTACION.

  3. Me encanto encontrar este articulo exelente voy a la practica te lo prometo…cuidare las neurotriofina y hare lo posible para producirlas….

  4. hola , mi pregunta es que tipo de alimentacion y que alimentos me ayudaran ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: