¿Cuál es el límite de la vida humana?

Algunos hablan de envejecimiento de la población, otros de incremento de la esperanza de vida, pero todos se refieren a lo mismo: la media de la población cada año vive más; cada año somos más viejos. Pero, ¿cuál es el límite? ¿A qué edades podremos llegar dentro de cincuenta o de cien años?

Antiguamente, las expectativas de vida eran menores y el número de nacimientos más elevado, con lo que la población crecía de forma constante. Pero, poco a poco, las dificultades económicas, las evoluciones culturales y los cambios de la dinámica social han conducido a las parejas a restringir el número de hijos; además, los avances de la medicina y las mejoras en la alimentación han permitido a las personas vivir más años y en mejores condiciones.

En esta situación de transición demográfica, natalidad y mortalidad han ido equilibrándose y la edad media de la población ha aumentado. Hoy, la famosa pirámide poblacional tiene la base más estrecha y la cúspide más ancha. En España, en los años noventa, el número de personas mayores de 65 años superó al de menores de 15. Eso implica un cambio sustancial para la sociedad, a la que ya no le valen su modelos tradicionales, porque han quedado obsoletos.

Ya no tenemos las mismas necesidades educativas, ni de vivienda, ni de atención médica. Hoy los políticos gestionan sus programas en función de unos electores de más edad con necesidades específicas. Con menos trabajadores activos y más jubilados, se alteran tanto el ahorro como la inversión y el consumo. El crecimiento de la economía se ve lastrado y la Seguridad Social -y en general es Estado del Bienestar- exigen un replanteamiento en profundidad del contexto económico y de los sistemas impositivos y de financiación. La evolución de la genética, la farmacología y la medicina en general, avalan el desarrollo de esta nueva sociedad envejecida.

La historia de la evolución demográfica en España desde 1900 hasta hoy contiene tres hitos esenciales: la gripe de 1918, la guerra civil y la posguerra. La primera afectó por igual a hombres y mujeres. La guerra redujo de forma sensible el número de hombres respecto al de mujeres. La posguerra afectó a ambos. Pero salvando estos momentos concretos, a lo largo del siglo XX la esperanza de vida de hombres y mujeres ha crecido de forma neta, pasando de 33,9 a 75,8 en los varones y de 35,7 a 82, 7 en las mujeres. Hoy, las mujeres viven un 8% más que los hombres.

¿Esto va a seguir así indefinidamente? Pues parece que no: a lo largo del presente siglo la expectativa de vida aumentará, pero no con la rapidez y en la medida en la que lo ha hecho hasta ahora.

Los expertos esperan que el crecimiento se ralentice, como de hecho ya lo viene haciendo desde la década de los setenta, porque una vez que se ha logrado reducir drásticamente la mortalidad infantil y juvenil, no es evidente que se pueda reducir la mortalidad entre los mayores.

No obstante el fenómeno de la globalización, que ha posibilitado la generalización de prácticas tan poco sanas como la comida basura, también ha servido para difundir modos de conducta saludables que ayudan a alargar la vida.

Con una población más envejecida, al ser dominadas las enfermedades de tipo infeccioso como la gripe, la neumonía, la bronquitis o la viruela, ahora el espectro patológico de la población se desplaza hacia las enfermedades degenerativas como las cardiovasculares, cerebrovasculares y cancerosas.

En esta situación, la industria farmacéutica vuelca sus esfuerzos en dichas patologías y ello contribuye a mejorar la salud de los mayores y acrecienta su expectativa de vida.

Pero ojo, lo que aumenta es la media de años que vive la población en su conjunto, no tanto el techo de edad, es decir la longevidad máxima, que ha variado muy poco en el último siglo. Si a comienzos del XX pocos eran los que llegaban a los 95, en la actualidad también son muy pocos los que superan la centena.

Biológicamente se ha observado que existe un límite en el proceso de regeneración celular. Los telómeros* que recubren los extremos de los cromosomas se acortan con cada división celular, llegando a agotarse después de cincuenta particiones aproximadamente. Cuando ocurre esto, el sistema de regeneración celular se colapsa, lo que establece una barrera vital para las personas que se sitúa en torno a los 120 años de edad.

De acuerdo con los modelos logísticos, en el 2050 la esperanza de vida masculina superará ligeramente los 85 años, y la longevidad media femenina rozará los 92. Por lo tanto el aumento es aproximadamente de un 2,2 años cada década para los hombres y de un 2,4 para las mujeres.

Lo que está claro es que en el futuro la vida será más saludable, el trabajo tendrá menos exigencias físicas y la ciencia y la medicina progresarán de forma acelerada: mejorarán los sistemas de diagnóstico y tratamiento, y se controlarán mejor las enfermedades degenerativas, lo que facilitará a más personas alcanzar edades avanzadas.

¿Qué nos deparará ese futuro en materia de manipulación genética? ¿Qué lograremos en el perfeccionamiento de las técnicas de alimentación? ¿Qué nuevas amenazas tecnológicas o naturales acosarán nuestros procesos biológicos? ¿Qué secuelas tendrá la degradación medioambiental?

Hay multitud de factores que podrían alterar la longevidad humana en uno u otro sentido pero, hoy por hoy, el techo de la vida de nuestra raza sigue estando poco más allá de la centuria.

*Telómero: es la parte de los extremos de los cromosomas. Su misión no está relacionada con la codificación genética; su función es proporcionar estabilidad a la estructura del propio cromosoma, actuando como temporizadores que determinan el número de divisiones celulares posibles hasta que la célula muere.

Anuncios

~ por kalicom en 12 abril 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: