La felicidad es una decisión


¿Un parado puede ser feliz? ¿Lo puede ser un enfermo? ¿Y alguien que no tiene familia? ¿Puede ser feliz alguien que tiene un trabajo muy duro y penoso?… La respuesta es, en todos los casos, inequívocamente, “sí”.

Para hablar del tema de la felicidad hay que partir de una realidad: la felicidad no es una circunstancia ni una expectativa, es una decisión consciente, una decisión que debes tomar a diario.

¿Por qué hay tantas personas que no son felices? Puede haber diversas razones: porque no se lo proponen; porque creen que la felicidad está en cosas materiales que en el fondo son inalcanzables; porque se dejan abatir por sentimientos negativos; porque tienen una pobre opinión de sí mismos; porque se ven dominados por sentimientos tóxicos como el odio, la envidia, la indiferencia o el desprecio…

Ser feliz está al alcance de cualquiera pero exige una actitud radicalmente positiva: “Hoy voy a ser feliz, hoy voy a sonreír, a saludar a la gente con amabilidad, voy a ser positivo, asertivo y empático”. Pero no basta con decirlo, oblígate a practicarlo y te llevarás una sorpresa. Si llegas al trabajo cantando y sonriendo seguro que alguien te comentará: “Qué contento vienes hoy” y sonreirá. La alegría es contagiosa y adictiva. Cuando lleves algún tiempo con una actitud optimista y alegre tu organismo creará una serie de sustancias que enviarán mensajes químicos estimulantes a tu cerebro y te sentirás a gusto, activo, con iniciativa; te sentirás bien, serás un poco más feliz. Es tan sencillo como eso, y sin embargo la mayoría de la gente no es feliz porque no se para a pensar en todo esto y no se propone seriamente agarrarse a la felicidad.

El poder de nuestra voluntad, de nuestra mente, es impresionante y puede hundirte en las simas de la depresión o elevarte a las cimas del bienestar. La física cuántica nos dice que un observador, por el mero hecho de observar, hace cambiar el resultado del experimento, encontrando en realidad lo que espera ver. Así, observadores que piensan de distinta manera “provocan” resultados muy distintos. En realidad, la física cuántica introduce a la ciencia en el mundo de lo subjetivo.

En cada uno de nosotros hay un universo interior con un potencial extraordinario.

Naturalmente hay cosas que ayudan a lograr esa actitud positiva, porque nos proporcionan el equilibrio necesario. Lo primero es llevar una vida saludable, con ejercicio físico, buena alimentación y suficientes horas de sueño. Además hay que acostumbrarse a que cuando nos llegue algo negativo debemos analizarlo desde distintos puntos de vista, lo que nos ayudará a verlo con cierto distanciamiento. Es fundamental que seamos conscientes de que lo negativo es algo momentáneo, algo que pasará antes o después. Es muy importante que nos mantengamos en contacto con el entorno social, con la familia, los amigos y los compañeros de aficiones, porque eso nos enriquece y nos equilibra. Finalmente, debemos regalarnos a diario alguna situación gratificante, cada uno la que mejor le venga.

Recuerda siempre que eres tú quien controla tu vida. No los demás, ni las circunstancias, ni la suerte. No pierdas el tiempo lamentándote por el pasado ni suspirando por el futuro. Vive el día con entusiasmo, con ilusión. Ríete. Entre “hacer” y “no hacer”, elige siempre “hacer” porque lo peor que te puede pasar es que aprendas de tus errores.

No des la mano a tus amigos, abrázalos. No te tomes a ti mismo demasiado en serio. Acepta tus limitaciones. No trates de ganar las discusiones. No trates de controlar todo lo que pasa, sencillamente porque no puedes y eso te creará frustración. No te compares con los demás. Sé tú mismo. A la gente que quieras, díselo; a la gente que aprecies, házselo notar. La vida es un viaje… Disfrútalo. Deja que tu vida sea luminosa.

Repítete a diario que quieres ser feliz. Puede parecer una bobada, pero es que solemos olvidarlo y la felicidad se aleja y nos podemos pasar meses en la oscuridad.

Recuerda que eres un ser único, distinto a cualquier otro. Tienes un cuerpo, una mente y una personalidad únicas en el universo. Tus huellas digitales, tu letra, tu voz… no hay otro igual. Por eso eres tan importante y por eso debes esperar mucho de ti mismo. Porque puedes ser cariñoso, porque puedes tomar decisiones, porque puedes hacer que este mundo sea un poco mejor.

Si te crees inteligente, actúa con inteligencia; si consideras que eres capaz, haz lo que te propones; si piensas que eres cariñoso, expresa tu cariño. No sortees los obstáculos, motívate y conviértelos en metas. No envidies a nadie y establece tus propios fines. Y, sobre todo, trata con amabilidad y respeto a todo lo que te rodea, sean personas, animales, plantas o cosas.

La felicidad es una decisión: o decides estar triste o decides estar feliz. En el momento en el que lo hagas serás más consciente de tus propias emociones, de cómo algunas de ellas te alejan de la felicidad. A partir de ese instante irás aprendiendo poco a poco cómo afrontar los problemas con una actitud positiva, constructiva. Y lo harás por tu propia decisión, deliberadamente, controlando. Así estarás preparado para afrontar los problemas que sin duda te traerá la vida. Cuando eso ocurra, piensa en positivo, relativiza, imagina la solución.

La actitud positiva trae salud y equilibrio, la negativa sufrimiento, estrés y enfermedad. Proscribe de tu vida la ira, la rabia, la venganza y la envidia porque son auténticos venenos para el alma. Construye tu propia realidad. Si quieres ser feliz, practica hasta que lo consigas.

(Dedicado a mi amiga M.C., para que se ponga buena)

Anuncios

~ por kalicom en 15 abril 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: