Han vuelto a oler a café

 

El otro día, el primero sin humos, me bajé a desayunar a una cafetería que está cerca de casa, que normalmente parece un ahumadero y a la que había dejado de ir porque se había convertido en el club del enfisema.

Fue impresionante: era el primer día y ya no apestaba. Las personas que había a mi lado no echaban humo y ni siquiera se hablaba del tema.

Cuando yo me estaba planteando dejar el “vicio”, hace ya unos quince años, lo que realmente no concebía era cómo demonios iba a estar tomando unas copas o de charleta con los amigos sin acompañarlo con un buen Malboro. Pero lo dejé y no pasó nada. Ahora me divierto con los amigos tanto o más que antes sin que tenga que mediar entre nosotros una humareda, al menos por mi parte.

Creo que dejarlo ha sido una de las mejores decisiones de mi vida porque me sentaba como un tiro y siempre andaba carraspeando, con dolores de garganta, con falta de fuelle… Todo desapareció inmediatamente.

Ahora, para mí, la humanidad se divide en dos grupos: los que ya lo hemos dejado y los que lo dejarán más adelante por decisión propia o por prescripción facultativa.

Lo que está muy claro es que era injusto que los que no fumábamos tuviéramos que tragarnos por narices las emisiones tóxicas de los fumadores.

En esto los legisladores han dado muestra una vez más del cinismo más impresentable prohibiendo el consumo pero no la venta. O es un veneno o no lo es, y parece que sí lo es porque incluso lo ponen sin ningún tipo de complejo en los propios envases del producto. Pero claro, en estos tiempos de apreturas financieras, a ver quién es el guapo que renuncia a los miles de millones en tasas que proporciona la industria tabaquera.

Lo malo es que si bien son los fumadores los que satisfacen esas tasas al Estado, somos todos los ciudadanos los que pagamos los gastos de tratamiento y hospitalización de quienes, gracias al tabaco, desarrollan cánceres, enfisemas, úlceras y otras patologías. Eso tampoco parece muy justo. Claro que menos justo es lo de negarse a dar prestaciones sanitarias a alguien porque sea fumador, que ya está pasando.

Creo que no se ha hablado suficientemente del poder adictivo del tabaco, porque las tabaqueras son poderosas y su largo brazo llega a los medios de comunicación y a la propia maquinaria estatal. De hecho yo suelo decir que no soy un exfumador sino un fumador inactivo. Creo que los muchos años los que estuve fumando (desde los 12, que era lo habitual) dejaron mensajes químicos muy profundos en mí. Por eso jamás bajo la guardia: ni un cigarrito, ni un purito, ni bodas, ni bautizos ni nada de nada.

La verdad es que no tengo una fórmula válida para resolver este asunto del tabaco, pero sí sé que los fumadores no tienen la culpa, y me parece rocambolesco que tengan que salirse a la calle en pleno invierno para encender el pitillo. Quizá la solución esté en crear locales para fumadores, regulados por un sistema de concesiones por zonas… No sé.

Esta mañana estaba haciendo gestiones y paré un momento a tomar un café. Como quería provocar la conversación le solté al camarero: “¿Qué, ha perdido muchos clientes con esto de no poder fumar?”. Se encogió de hombros y dijo: “Pues la verdad es que no. La gente viene igual”. Luego sonrió y añadió: “Mire, llevo desde las seis de la mañana liado detrás de la barra y no he tocado el paquete. Normalmente a estas horas llevada por lo menos quince”.

Espero que sea para bien y que los fumadores se adapten lo antes posible a esta nueva limitación. Además, no les queda otra.

Por cierto, ahora las cafeterías han vuelto a oler a café.

 

Anuncios

~ por kalicom en 4 enero 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: