Cazalillas, otra etapa en la carrera del salvajismo y el maltrato animal en España

Ayer, los vecinos de la localidad jienense de Cazalilla han vuelto a pasarse por el arco del triunfo las normativa legal y los anunciados 2001 euros de multa, arrojando a una pava desde el campanario de la parroquia de Santa María de la Magdalena durante la celebración de las fiestas de San Blas.

Parece ser que esta tradición cultural de arrojar una pava sobre la plaza abarrotada de cazalilleros conmemora el final de una vieja disputa entre familias del pueblo de la que, por supuesto, ya nadie se acuerda.

Y digo yo: si la Delegación de Agricultura de la Junta de Andalucía en vez de poner una multa de 2000 euritos, que pagan a escote entre todos los vecinos, pidiera a un juez que, por reiteración, por burla a la Justicia, por maltrato animal, por minusvalía cultural y por cara dura, pusiera una multa de 200.000 euros, lo mismo la cosa cambiaba.

Es igualmente lamentable que las autoridades eclesiásticas permitan que el campanario sea utilizado como rampa de lanzamiento y que, además, el telón de fondo de este desatino sea una festividad religiosa.

Este país tiene que hacérselo mirar. El problema es que, mientras, los pavos, los perros, los gatos y los los toros siguen sufriendo impunemente.

 

Anuncios

~ por kalicom en 4 febrero 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: