El “timo”, la glándula protectora

En la zona central del pecho, detrás del esternón, pegadita al corazón,  hay una glándula de apenas unos gramos y escasamente conocida que se llama “timo”. Está justamente en ese sitio en el que apoyamos el dedo cuando le decimos a alguien: ¿Quién… Yo?.

Su nombre viene de la palabra griega “thymos”, que significa energía vital, y si le preguntamos a un médico nos dirá que el timo es un órgano del sistema linfático cuya misión principal es enseñar a los linfocitos a reconocer a las células del organismo, distinguiéndolas de las invasoras que deben ser eliminadas.

Terminado “el master” estas células entrenadas en el timo pasan a ser linfocitos T, que entran al torrente sanguíneo y viajan hasta los ganglios linfáticos, el bazo, las amígdalas y las placas de Peyer; es decir, hasta los órganos que se encargan de protegernos de los ataques del exterior. No sólo eso: el timo produce tres sustancias, con características de hormonas, que controlan y regulan en trabajo de los linfocitos T.

El timo se desarrolla  normalmente hasta la adolescencia, y a partir de ahí empieza a encogerse, a atrofiarse,  aunque en realidad sigue funcionando toda la vida.

Pero hay más, mucho más. El timo es muy sensible a los estados de ánimo y su vitalidad se ve afectada por el estrés, por la ira, por el amor, por el odio. Se activa con la alegría y se aletarga con la tristeza.

Es todo un mensaje de nuestro organismo que nos pide que mantengamos actitudes relajantes, positivas, gratificantes, comprensivas, de aceptación, empáticas.

El timo está ahí para protegernos de las invasiones de microbios y toxinas poniendo en marcha un ejército de células de defensa, pero también es sensible a luces, colores, olores,  sabores, gestos, presiones, vibraciones, sonidos, palabras y actitudes.

Cuando tenemos pensamientos negativos hacemos reaccionar al timo pero, como realmente no se está produciendo ninguna invasión bacteriana, lo único que conseguimos es hacerle trabajar en balde y debilitarlo; sin embargo, los pensamientos positivos lo fortalecen porque se activa pero no pone en marcha sus funciones defensivas.

Ejercitando el timo podemos mantener activo el sistema inmunitario y alejar el peligro de las infecciones.

Hay un ejercicio muy antiguo que activa el timo con eficacia y que sólo lleva unos segundos: primero separas los pies de manera que queden a la misma distancia que hay entre los hombros, doblas ligeramente las rodillas apoyando el peso sobre los dedos de los pies y, cuando ya estás en posición, cierras la mano (la que quieras) y te golpeas con los nudillos en el pecho, justo sobre el timo, con un toque fuerte seguido de dos más débiles. Con unas 20 series es suficiente. Esta estimulación  vitaliza la glándula, nos protege de las infecciones y estimula otros órganos anexos como el corazón, además de los bronquios y la garganta.

¿No te recuerda este ejercicio al gesto de la contricción (a los tradicionales “golpes de pecho”)? En realidad,  el que se da golpes en el pecho busca sentirse mejor, apartar esa presión que le genera la culpa… Lo que está haciendo, sin saberlo, es estimular el timo.

Anuncios

~ por kalicom en 27 marzo 2011.

5 comentarios to “El “timo”, la glándula protectora”

  1. Excelente, explicación y muy bien la descripción…lei, varios, pero este fue el mejor!!! Felicidades! ya me quedó claro… lo practicare y trasmitiré…Gracias! Atte.Ediaz.

  2. es el mejor aparato para la vida saque 20

  3. muy buena explicacion..ahora mi pregunta es..se estimula de igual manera para un enfermo de cancer??

  4. Gracias por la información, me ha encantado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: