“A cada cerdo le llega su San Martín”

 

La vida es un cúmulo de decisiones, de elecciones más o menos afortunadas y más o menos conscientes; pero meditadas o no, somos responsables de cada una de ellas.

La buena o la mala suerte, que existen, vienen regidas por el azar, pero el destino está siempre en nuestras manos ya que es fruto de esas decisiones que adoptamos a diario haciendo uso de nuestro libre albedrío.

Es importante que no nos tomemos esto a la ligera porque cada cosa que nos ocurre hoy es el resultado de una decisión pasada. Es lo que llamamos la ley causa-efecto o, si lo preferís, la ley del Karma. Por lo tanto es conveniente mantener activada la atención consciente para no tomar decisiones desafortunadas, porque la ley del karma hará que tengas que sufrir las consecuencias.

Nadie se escapa de rositas de sus errores, de sus acciones temerarias, de su avaricia, de su odio, de su ambición, de su maldad…

Dice la voz popular que “A cada cerdo le llega su San Martín” y, teniendo la frase un valor esencialmente pragmático para el campesinado, también lo tiene educativo ya que nos dice que todos deberemos dar cuenta de nuestras acciones en esta vida o en las venideras.

A mí me suena a kármica la situación que están viviendo muchos dictadores como Gadafi, Bashar al-Assad, Zine El Abidine Ben Ali, Hosni Mubarak, Berlusconi, Sarcozy, Hugo Chávez, Fidel Castro… Todos ellos están pagando la deuda de sus decisiones.

Más cerca de nosotros, ciertos personajes como el dimitido Teddy Bautista, se evidencian ahora como delincuentes comunes, algo que ya se intuía, y son acosados por la justicia. De igual manera, menudean las implicaciones de políticos en asuntos turbios relacionados con el poder, el dinero y el tráfico de influencias como el ínclito (léase afamado) Francisco Camps. Pero no es el señor de los trajes el único de su especie: de los 80.000 políticos que hay en este país [se dice pronto], se estima que un 20% ha cometido o está cometiendo acciones punibles o, cuando menos, reprobables. En este momento hay sólo 797 encausados, lo que quiere decir que aún están por trincar otros 15.000 que hacen mangas y capirotes con los bienes, el dinero y la voluntad de los españoles.

Yo estoy tranquilo porque creo que también hay gente honrada que se encargará de ellos y porque, todos los años, llega San Martín.

Por cierto, en el Santoral español hay 14 santos llamados Martín, así que no resultará fácil a nuestros corruptos políticos, industriales, económicos, bursátiles y comerciales escaparse sin su correspondiente ración de justicia kármica.

Yo estaré mirando, me frotaré las manos y susurraré: ¿Qué, ahora qué?

 

 

 

 

Anuncios

~ por kalicom en 18 julio 2011.

2 comentarios to ““A cada cerdo le llega su San Martín””

  1. Como de costumbre, todo está tan bien expresado, que hay poco que añadir…aunque mi deseo es que los jueces puedan llevar a cabo su trabajo de forma rápida, y que tengan medios. En una palabra, que funcione la justicia y que se apliquen los castigos, porque en definitiva, una justica objetiva, rápida e igual para todos es sinónimo de democracia. Un saludo. Dominique

  2. Ojalá fuera pronto el que ha cada cerdo le llegara su San Martin, pero de ser así nos faltarian celdas para todos los ” gurtelianos ” , para todos los Mayores Orejas, para todos los Camps… Votadlos, votadlos, pero luego como en otras
    ocasiones no lamenteis ….cada uno tiene lo que se merece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: