La sensación de volver a sentirse persona

El amor por los animales ocupa una de las posiciones más bajas en la escala de valores de los humanos del siglo XXI, porque viven en una sociedad enferma, materialista, descreída, falta de sensibilidad y de educación.

Aunque sólo fuera por instinto, deberíamos apreciar más a nuestros compañeros de viaje en este planeta; pero eso es precisamente lo que nos falla: el instinto.

Hoy leía el caso de un bebé chimpancé que, como había perdido a su madre,  su cuidador del zoo se lo llevó a casa para que no estuviera tan solo y tan triste. Lo maravilloso es que la mascota de este hombre, una enorme perra negra, se ha convertido en el mejor consuelo del pequeño, en su mayor protectora, en su amiga. Ahora, el chimpancé se abraza a sus “hermanos” perros sintiendo el calor de la familia, y acaricia las patas de “mamá” relajado y feliz.

Cuando he leído la noticia, el ánimo me ha ido  dando bandazos de la ternura a la sorpresa, de la esperanza a la rabia.

Una golondrina no hace verano, pero consuela pensar en que hay gente que aún conserva su capacidad para la empatía, gente que no puede irse a casa a jugar con sus hijos o con sus mascotas como si tal cosa, sabiendo que ha dejado a un mono asustado en el fondo de una jaula.

Cada día odio más la indiferencia, la posición egoísta y cómoda del “Deja, que ya se encargará alguien”. Aborrezco a esos que justifican su pasividad diciéndote: “Peor es que los niños pasen hambre”, como si con esa obviedad justificaran su carencia de iniciativa.

Ni que decir tiene que me parece espantoso que tantos millones de niños estén enfermos y hambrientos, pero al menos hay organismos internacionales que se interesan en el tema, y ONG’s muy sólidas y con personal profesionalizado que tratan de paliar su drama. ¿Pero los animales qué? ¿Quién se ocupa de ellos? ¿Qué leyes los protegen? ¿Qué gobiernos les conceden un pequeño apartado en sus programas?

La protección animal no vende, ni económica, ni política, ni socialmente. La protección animal sólo implica gastos, medios, espacio, instalaciones, atención veterinaria, tiempo, personal… Por eso la protección animal es un asunto de conciencia, de voluntad, de amor sin contrapartidas, de sensibilidad.

Lo malo es que al quedar prácticamente en la esfera de lo privado, del voluntariado, de la iniciativa personal, no consigue los niveles de efectividad que serían deseables. De hecho ni siquiera hay leyes globales adecuadas, al menos en España, que marquen pautas para castigar a quienes actúan de forma criminal con los perro y los gatos; leyes que sirvan para impedir actividades “industriales” y “comerciales” que se desarrollen en el ámbito de la crueldad, la indiferencia y la deshumanización, con justificaciones tan inconsistentes e inaceptables como la cosmética o la estética.

Hay gente, gente buena, que está trabajando ahora mismo por los animales de este país, pero su voz casi nunca llega a los medios informativos, sus causas no son atendidas en los círculos de poder. Por eso hacen falta voluntarios, por eso se necesitan socios, por eso se precisa gente interesada en hacer las cosas bien, en ayudar. Bien es verdad que a cambio sólo reciben cosas sin valor material: la mirada agradecida de un perro que estaba abandonado, la caricia de un gatito que se siente seguro, la satisfacción de ver que un animalito es adoptado… Algunos disgustos, algunas sonrisas, la satisfacción de estar haciendo lo que deben y la sensación de volver a sentirse persona.

Anuncios

~ por kalicom en 26 noviembre 2012.

2 comentarios to “La sensación de volver a sentirse persona”

  1. joe macho ,que razón tienes precioso reportaje,y toque de atención,muy bien descrito,y sinceramente,muchas veces,por no decir en todas vale mas una mirada de cariño o una caricia de un animal agradecido,que lo son siempre,y se lo que digo ,que el dinero,que solo sirve para eso ,para gastarlo,y por desgracia en cosas inútiles y que no reportan nada,y estoy deacuerdo en cuanto a que hay muchos niños que lo pasan muy mal,pero también por culpa de esas monedas tan importantes para la sociedad,que nos hacen olvidar de lo que es realmente importante en la vida,como la soldaridad para todos los seres vivos,y bueno que decirte,creo que por mis fotos,un poco me conoces y sinceramente si tengo que elegir entre ayudar a la mayoría de las personas -(no todas)-o un animal desconocido,me imagino que sabes por lo que decantaría,un abrazo J.C

    • Gracias por tu comentario Juan Carlos; no esperaba menos de alguien que vive la naturaleza tan intensamente. Un abrazo. Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: