Alimentos peligrosos para tu perro

perro-enfermo-1152x864

 

 

Hay mucha gente que piensa que los perros pueden comer “de todo”. No faltan los que alardean diciendo “Mi perro come lo mismo que nosotros”, pensando que es algo bueno cuando, en realidad, es un gravísimo error, fruto de la ignorancia.

La mejor alimentación posible para un perro es la fabricada específicamente para ellos: pienso seco de una buena marca.

Siendo generoso con la calidad de la comida de tu perro, estarás garantizándole un futuro con menos problemas digestivos, hepáticos, renales y cardíacos.

El pienso seco para perros ya tiene todos los nutrientes que ellos necesitan; en lo que respecta a la cantidad y frecuencia, lo mejor es que se lo preguntes al veterinario.

Recuerda: no quieres más a tu perro por que le des ricas comidas para humanos, y quizá le crees un grave problema de salud.

Por poner un ejemplo de los errores comunes de los propietarios de perros mencionaré el hueso: que cosa más lógica que un hueso para un perro. Yo he visto a personas pedir en la carnicería huesos “para el perro”. Es un hábito tan arraigado que forma parte del lenguaje habitual (“a otro perro con ese hueso”, “este es un hueso duro de roer”)…  Pero lo cierto es que los huesos son peligrosos para los perros porque cuando los mastican (algo que les encanta) pueden astillarlos y estas astillas perforar su estómago provocándoles dolores, vómitos o diarreas con sangre.

Pero el hueso no es el único alimento peligroso para el perro; veamos algunos más que pueden causarle graves problemas.

El aguacate:  tiene mucha grasa y un elemento llamado persin que es tóxico para el perro porque daña a su corazón y a su sistema respiratorio. Además, la grasa de esta fruta le puede producir pancreatitis.

El ajo: contiene tiosulfato, que es muy difícil de digerir para un perro y puede causarle problemas digestivos en general y hepáticos en particular. A ello hay que añadir riesgos para el sistema circulatorio ya que puede conducir a una anemia hemolítica.

El Alcohol: contiene etanol, un auténtico veneno para el perro que intoxica sus  sistemas nervioso y digestivo, y especialmente el hígado, afectando también al sistema circulatorio y al sistema respiratorio.

La berenjena cruda: contiene una sustancia que se llama solanina y que puede intoxicar al perro, aunque no suele ser demasiado grave.

La cebolla: al igual que el ajo, contiene tiosulfato y es digerida con mucha dificultad por el perro. En el caso de la cebolla los perjuicios son aún mayores que con los ajos. Afecta al sistema digestivo y al sistema respiratorio ya que disminuye el número de glóbulos rojos.

El chocolate: el chocolate, junto al café y al té también son peligrosos: el chocolate contienen un alcaloide llamado teobromina, y el café y el té, cafeína y teína, todas ellas sustancias tóxicas para el perro. Cuanto más puro es el chocolate (más negro) más tóxico será para tu mascota. Aparte de eso el chocolate tiene  mucha grasa. En general produce alteraciones en el sistema nervioso, en el corazón y en el sistema digestivo (aumenta el ritmo cardíaco, la presión arterial y genera jadeos e inquietud).

La comida para gatos: hay casas en las que hay gatos y perros, y nadie controla que los perros no se coman el pienso de los gatos… Es un grave error. La comida de los gatos tiene muchas grasas; más de las que puede digerir un perro. De igual manera para el perro tiene unos índices de proteínas muy altos. Con todo ello si el perro como el pienso de sus hermanos gatos tendrá problemas digestivos y podrá acabar con una pancreatitis.

Los embutidos: son alimentos muy grasos y con mucha sal que pueden generar problemas digestivos y pancreatitis a los perros.

Cuidado con la aspirina, el ibuprofeno y el paracetamol: aunque no son alimentos, están en todas las casas y se deben mantener fuera del alcance del perro, porque si los ingiere podrá sufrir problemas digestivos, nerviosos, respiratorios y renales.

Las golosinas y chicles: son igual de peligrosos que los fármacos y pueden producir multitud de trastornos.

La grasa en general:  hay que recordar que el sistema digestivo del perro es más corto y funciona de distinta manera que el humano, de forma que es incapaz de absorber correctamente las grasas y puede sufrir una pancreatitis.

El hígado: lo mismo ocurre con el hígado, que es una alimento muy graso y que puede ser origen de futuras pancreatitis, así como afecciones de riñón y de los huesos.

Los huevos crudos: además de que pueden tener salmonela, los huevos crudos tienen una sustancia que dificulta la absorción de la biotina, que es una vitamina del grupo B, pudiendo verse afectados tanto el sistema digestivo como el sistema nervioso.

Los lácteos: es importante saber que, en contra de lo que suele creerse, una vez que los cachorros dejan de serlo y pasan al estado adulto se vuelven intolerantes a la lactosa, como le ocurre a otros muchos mamíferos. Por lo tanto hay que eliminar la leche de su dieta porque le puede producir dolor de estómago, vómitos y diarreas.

Las nueces y frutos secos en general: como tienen demasiado fósforo son perjudiciales para el perro ya que pueden producirles cálculos (piedras) en la vesícula, viéndose afectados sus riñones, su sistema nervioso y sus músculos.

Las pieles, hojas y tallos de patata: aunque el contenido del interior de la patata no es perjudicial para el perro, sí lo son las pieles, las hojas y los tallos de la planta. Hay que tener especial cuidado con las partes verdes de la planta porque contienen solanina, que es un veneno natural que puede matar al animal.

La sal: a los perros les resulta muy difícil de eliminar; de hecho sólo pueden hacerlo a través de las almohadillas de las patas. La retención de sal puede causarles problemas de corazón, de hígado, renales y de hipertensión arterial.

Los tomates: los tomates, en especial los tomates verdes, tienen mucha solanina que, como ya hemos indicado es un veneno mortal para el perro. Además, los tomates son demasiado ácidos para su sistema digestivo y les pueden producir dolores, vómitos y diarreas.

Las uvas frescas y pasas: aunque no está claro qué propiedad de las uvas las hace perjudiciales para los perros, está comprobado que les afectan a los riñones, pudiendo desencadenar una insuficiencia e incluso causarles la muerte.

Como podéis ver, alimentos que para nosotros, las personas, son poco peligrosos o incluso inofensivos, para los perros pueden resultar letales. No cometáis el error de olvidarlo, él no se lo merece.

¡Si tenéis alguna duda, hablad con el veterinario!

Anuncios

~ por kalicom en 5 febrero 2013.

5 comentarios to “Alimentos peligrosos para tu perro”

  1. esto si me sorprendio, yo siempre que cocino pollo le doy el higado a mi perro, ya no lo hare mas gracias a tu post.

    • Como has podido leer en el texto, el hígado es una de las peores partes de un pollo que le puedes dar a tu perro porque su gran contenido en grasa le afectan a diversos órganos como el páncreas, los riñones y los huesos.
      Mi consejo es que te limites a comidas secas especiales para perros como base de la dieta y, excepcionalmente, como una gracia, una lata de comida blanda para perros de la edad del tuyo.
      Recuerda siempre ponerle agua fresca de forma permanente para que se hidrate con frecuencia y eficacia.

  2. yo tengo un poder pequeño de 3 meses y le doy sanahoria

  3. hoy le e dado a me perrita poder de 3 meses sanaoria

    • El núcleo de una dieta correcta debe ser el pienso seco específico para la edad y estado de salud de tu perro, acompañado de agua abundante y limpia para que no tenga sed ni sufra deshidratación.
      Por eso hay que erradicar la costumbre de darles otra cosas que pueden ser tolerables para los humanos pero que para ellos tóxicos o incluso mortales (cebollas, tomates, patatas, uvas pasas y uvas frescas) …Sin embargo hay otros alimentos que pueden resultar beneficiosos en pequeñas dosis. Tal es el caso de la calabaza enlatada, que es una excelente fuente de fibra; pero no te pases en la cantidad porque le puede dar diarrea. También beneficiarás a tu perro dándole verduras de hoja verde (repollo, espinaca, col rizada…) que aportarán vitamina K, vitamina C, proteínas, fibra, calcio y otros nutrientes.
      También son un buen alimento las naranjas, cuya cantidad debe controlarse porque contiene azúcar y puede generar obesidad en el animal, los guisantes frescos (no congelados), las manzanas son muy beneficiosas siempre que se la demos al perro después de abrirlas y retirarles los pipos porque éstos son tóxicos. Finalmente, la zanahoria es un buen añadido a la dieta canina ya que su ingestión supone un aporte nutricional y cuando la mastica el perro limpia sus dientes, así que hay que dárselas en trozos enteros.
      Como norma general, estos alimento no deben sustituir a la dieta de pienso seco; en todo caso deben complementarla en pequeñas cantidades para romper la rutina o como premio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: