¡Con la navaja en la cara!

 

EXAMEN CONDUCIR

Señores del Gobierno,

Soy conductor desde mediados de los años setenta y, como todos, he ido afinando mis conocimientos y mis reflejos en muchos cientos de “horas de vuelo”, recorriendo mi bonita España y buena parte de Europa al volante de  diferentes vehículos.

En estos treinta y tantos años he recorrido cerca de dos millones de kilómetros y, salvo algún pequeño toque de chapa en ciudad, no he sufrido mayor percance ni lo he causado a terceros. Hoy, en consecuencia, me considero un conductor experimentado, responsable y fiable.

Y ahora viene doña María Seguí que, supongo que por sus muchos méritos personales y su buena formación técnica es directora general de Tráfico, y me dice que me va a examinar del teórico y de mecánica porque para ella eso es “…clave para reducir los accidentes en carretera“.

Señora Seguí: en los últimos años [léase usted las estadísticas] el número de accidentes se ha reducido en España porque ha mejorado la calidad de la red viaria, porque se ha ido renovando el parque automovilístico, por la implantación del carnet por puntos, por el incremento de los controles de alcoholemia…  y por algunas otras medidas que han reducido el riesgo inherente a la conducción y han puesto trabas a los conductores imprudentes y temerarios.

Este examen teórico que se están inventando ahora para renovar el permiso no es más que otra elucubración para seguir ordeñando la teta automovilística hasta la extenuación. No contentos con los impuestos de matriculación y de circulación, con los costes de renovación del permiso, con el costo infame del carburante y con los precios insultantes de los peajes, ahora van a meterle mano a los tres millones de conductores que renuevan su documento cada año.

Sí claro, lo entiendo; así, un poco de aquí, un poco de allá, podrán ustedes mantener su estatus, sus coches oficiales, sus sueldos de escándalo. Y cuando sean jubilados por las urnas, disfrutarán sus ingresos millonarios como consejeros de alguna empresa. Han entrado ustedes en el poder como aquellas hordas de bárbaros que en el siglo III arrasaron el imperio romano matando, quemando y robando sin piedad y sin límite.

Dicen sus dirigentes que las urnas les avalan, pero es una aseveración indigna, toda vez que han vuelto ustedes como un calcetín todas sus propuestas y promesas electorales y… “Después de haber metido, nada de lo prometido”. Ustedes están implantando una gestión policial de los espacios públicos, están fomentando el silencio y la sumisión como actitudes permanentes y promueven la impotencia, la pasividad y la aceptación arrancándole el alma a los ciudadanos. Su plan parece que consiste en transformar la Democracia en Demagogia y ésta en Dictadura.

No me sentiría más robado si me pusieran una navaja en la cara.

Anuncios

~ por kalicom en 9 diciembre 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: