Una mentira repetida muchas veces no se convierte en verdad

Verifica siempre tus fuentes de información antes de compartir en la red.

 

tortugas

 

Hoy he encontrado una información en la red que habla del tráfico ilegal de huevos de tortuga marina para el consumo humano en Colombia, y se ilustraba con fotografías de los supuestos furtivos llevándose sacos y sacos de la playa después de haber “violado” los nidos.

Mis dudas sobre la veracidad de esta información surgieron viendo la excelente calidad de las fotos que se exponían de los “ladrones”, en las que las actitudes gestuales no se correspondía con alguien que estuviera haciendo algo incorrecto o ilegal.

Después de investigar un poco he encontrado contenidos que me confirma que la información es falsa y lleva ya algún tiempo circulando por la red.

Al parecer las fotos están hechas en Playa Junquilla, en Costa Rica, según explica Alejandro Arias, de WWF Colombia [WWF es una de las mayores organizaciones del mundo para la protección de la naturaleza] y son imágenes de las tortugas “lora”, características del Pacífico.

En realidad se trata de una operación para proteger los huevos porque, cada vez que una tortuga sale del agua a desovar entierra entre 60 y 200 huevos, y una vez que los ha tapado se vuelve al mar dejándolos solos. Y ocurre que cuando llega una nueva oleada de tortugas, en su afán por crear sus nidos propios, en ocasiones lo que hacen es destruir los de sus antecesoras, con lo que la tasa de supervivencia puede ser de escasamente el 1%.

Para evitar este problema y proteger el mayor número de huevos posible, lo que hace la gente de la zona es coger los huevos de las primeras nidadas y mantenerlos bajo el cuidado de la comunidad local hasta que nacen.

Hay que tener en cuenta que en ciertas épocas del año y sólo durante unos días, en unas pocas playas aparecen miles de tortugas para desovar.

El período de incubación dura entre 6 y 10 semanas, dependiendo de la especie de tortuga de que se trate. Pasado ese tiempo las tortuguitas rompen el cascarón, atraviesan la tierra que las cubre y, siempre a la luz de la luna, se abren paso hasta el mar y se echan a nadar en dirección a las olas.

Actualmente hay siete especies de tortugas marinas, seis de las cuales pueden encontrarse en aguas europeas: la tortuga verde, la tortuga carey, la tortuga boba, la tortuga laúd, la tortuga olivácea y la tortuga golfina. Hay una séptima, la tortuga franca oriental, que sólo vive en aguas de Australia.

 Esta información es un ejemplo de la capacidad de contaminación de la red, que está llena de errores, de informaciones falsas que surgen por ignorancia, por pura diversión o por maldad.

Es importante que aprendamos a poner en cuestión lo que leemos y que comprendamos que el hecho de que algo esté escrito no supone que sea cierto.

Esto cobra especial importancia cuando una información puede dañar el prestigio de particulares, comunidades, empresas o instituciones. Debemos tener siempre la prudencia de contrastar las informaciones y, si no encontramos fuentes “fiables” que nos lo permitan, al menos debemos evitar su propagación,  por pura honestidad.

 

 

Anuncios

~ por kalicom en 24 agosto 2014.

Una respuesta to “Una mentira repetida muchas veces no se convierte en verdad”

  1. Muchísimas gracias. Probablemente esta intoxicación informativa esté destinado a desprestigiar la labor de unas gentes que deben ir en contra de intereses comerciales de algún tipo. Hay que apoyar a esta gente y no lo contrario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: