HAY TANTO QUE APRENDER DE UNO MISMO

¿Te has preguntado alguna vez en qué nivel está el desarrollo de la humanidad? Yo tengo la sensación de que aún está muy verde.

Sólo necesitas fijarte en nuestra escasa madurez espiritual [ojo, que no hablo de religiones], en nuestra raquítica capacidad para amar a los demás, nuestra pobre vitalidad, la conciencia estereotipada que tenemos de nosotros mismos, la corta intuición de la que hacemos gala, la limitada capacidad de percepción y de comunicación que nos distancia de la realidad.

Y, claro, para evolucionar, para mejorar, lo primero que tenemos que hacer es aceptar que esta es la realidad, que estamos solos, a demasiada distancia los unos de los otros, a demasiada distancia del resto de los animales y de las plantas… A demasiada distancia de nuestro mundo.

El problema de la “Cultura” humana es que se basa en el principio de “los demás son algo distinto de mí”, y esa es la raíz de todos los problemas, de la envidia, de la guerra, de la delincuencia, del egoísmo, del deseo de tener poder, de dominar, de superar, de destruir.

Esta cultura nuestra se basa además en lo que puede ser percibido por los sentidos. Lo que está fuera de eso simplemente “no existe, no es real”. Consecuentemente sólo se acepta la realidad física perceptible y se desechan las dimensiones no físicas. El problema de este patrón cultural es que sus axiomas entran en contradicción con los materiales de trabajo que ya están empleando algunos científicos, los que están desarrollando la física cuántica, que maneja modelos multidimensionales.

14cdde69-1d98-4fee-b11c-430f28942550

Como ejemplo mencionaré el experimento llevado a cabo en 1982 por el físico experimental Alain Aspect en la universidad de Paris, que descubrió que partículas subatómicas como los electrones, en determinadas condiciones se comunicaban “instantáneamente” entre sí, sin importar la distancia a la que se encontrasen. Esto sin duda contradijo la teoría de Einstein de que es imposible comunicarse a velocidades más altas que la de la luz, y abrió un nuevo portal a la investigación científica. Lo que nos dice Aspect con este experimento es que no se puede tener una visión “local” del universo cuando se está tratando con partículas subatómicas, y que la información cuántica puede transferirse instantáneamente de una parte a otra de ese universo. ¿Todo un cambio verdad?

DÉJATE VIVIR EL PRESENTE

Esta nueva percepción de la realidad nos está evidenciando que debemos evolucionar nuestra visión de nosotros mismos, de los demás y del conjunto de la vida. La física cuántica nos abre la puerta a una nueva relación con la realidad, tanto la interna como la circundante.

Nuestra mente, que históricamente está lastrada por el tiempo, se aferra obstinada a las experiencias del pasado y, en función de ellas, predice incansablemente lo que está por venir; en ese estado de parloteo mental continuo difícilmente encontramos un momento de sosiego para disfrutar el momento presente, donde nada fue y nada será, donde las cosas simplemente “son”.

Al contrario de lo que se nos ha dicho siempre, no somos mejores porque tengamos más capacidad para pensar, para analizar, para proyectar [aunque ello sea lo que nos distingue de los animales]. Lo realmente importante es que seamos capaces de reconectar con nuestro Ser esencial y expresarnos en nuestro mundo físico presente, quitándonos de encima los errores del pasado y las incertidumbres del mañana.

Tenemos que cambiar nuestra vida cargada de miserias y crear una civilización en la que los valores no dejen espacio a los miedos.

miradamanos

¿Le ves algún sentido a vivir machacado por la ansiedad, por la depresión y la falta de autoestima? ¿Te parece normal que la vida consista en luchar constantemente contra todo y contra todos? Además, piensa: si no te gusta tu “Yo”, lo que estás haciendo es enjuiciarlo, por lo tanto el que está actuando es “otro Yo”, un YO superior que asume el papel de juez. Ahí lo tienes, ese es tu YO auténtico. El otro, el que sufre, el que añora, el que odia, el que desprecia, teme y se siente culpable y vacío es una ficción mental que no eres tú, es algo que puedes “observar”. Tienes que conseguir que tu mente deje de hacer ruido para escuchar sólo el maravilloso silencio de la tranquilidad y la paz interior.

Para conocer tu auténtico YO es fundamental que, poco a poco, vayas identificando cómo es tu yo falso. Y para eso no hace falta que seas un iniciado ni un iluminado y da igual quién seas y dónde estés. La clave, insisto, está en “observar” porque eso te da la perspectiva necesaria para liberarte de ese yo atrapado por las cadenas del tiempo. Eso te permitirá mantener el estado de conciencia en tu vida cotidiana, en el presente, en el ahora. En realidad en eso consiste la llamada “meditación”.

Como es natural, este cambio de conciencia requiere profundidad de pensamiento para ir recuperando verdades olvidadas pero que siempre han estado en ti.

No busques verdades ahí fuera, simplemente profundiza porque no tendrás mejor fuente que tu interior, que en su momento te dirá: “Esta es la verdad”.

Todo lo que te entristezca, todo lo que te acobarde, te infunda temor o te genere arrepentimiento o ansiedad está en tu yo pequeñito, en ese que vive en el pasado y el futuro. Tu YO grande está por encima de él y vive en el ahora, que no se alimenta del dolor ni de la angustia.

Anuncios

~ por kalicom en 13 diciembre 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: