PROTECCIÓN ANIMAL,UNA LEY QUE LLEGA TARDE Y ES INCOMPLETA

Después de casi 30 años de espera, los madrileños amantes de los animales soñábamos con una ley de protección que solucionara los problemas más graves de los animales en nuestra autonomía, pero la decisión de la Asamblea de la Comunidad ha sido timorata y deja de lado temas fundamentales.

abandono-de-animales-y-mascotas

Sacaremos a los perros de la calle, pero los encerraremos en las protectoras.

No estoy diciendo que no hayamos avanzado, pero creo que hemos perdido una ocasión de oro para que la nueva legislación abarcara temas que siguen resultando conflictivos y nada beneficiosos para los animales. Vamos a concretar.

¿Qué es lo que hemos conseguido?: el sacrificio cero, es decir la prohibición de sacrificar animales de compañía en las perreras municipales y los refugios.

Este era realmente el mayor problema que existía hasta ahora ya que, en muchos casos, los ayuntamientos contrataban empresas privadas para realizar la labor de recogida de animales abandonados. A dichas empresas no les resultaba rentable mantener indefinidamente a estos animales así que, pasado un tiempo, se limitaban a sacrificarlos, porque su negocio era cobrar por recoger, no por mantener a esas mascotas, lo que se traducía en una matanza constante. Es significativo que algunas de estas empresas privadas eran en origen eliminadoras de plagas, lo que dice mucho de lo que se podía esperar de ellas.

Lo absurdo es que, introducida esta normativa legal del sacrificio cero, prácticamente nada se ha hecho para paliar el abandono, por lo que la saturación de perreras y refugios está garantizada en el futuro y suscitará nuevos y mayores problemas.

Sí es cierto que se han incrementado las sanciones económicas al abandono y al maltrato, estableciéndose un techo de 30.000 € de multa, pero se quedan fuera los espectáculos taurinos y la fauna silvestre, es decir, lo sectores en los que los animales son un negocio.

EL TEMA DE LOS CACHORROS DE ESCAPARATE

festival-de-proteccion-animal-de-colon-echegaray-cdmx

Otra de la viejas heridas de las personas que se preocupan por la protección animal eran las ventas de cachorritos en escaparate, y aquí la Asamblea de Madrid se ha quedado a medias (quizá porque de nuevo estamos tocando el mundo de los negocios).

El caso es que la nueva redacción de la Ley sigue permitiendo la exposición y venta de animales en las tiendas, y se limita a endurecer las condiciones en las que dichas actividades pueden realizarse, consintiendo a las que no cumplan dichas condiciones a vender por catálogo o por Internet.

Es muy decepcionante que la Asamblea no haya tenido redaños para afrontar este terrible problema, porque la venta directa en tiendas mantiene en marcha un millonario mercado de cría intensiva en el este de Europa que está controlado por organizaciones mafiosas cuya única preocupación es “producir” miles de cachorros de las razas más demandadas en criaderos intensivos en los que las hembras son exprimidas hasta su agotamiento, tras una vida de sufrimiento y abandono en jaulas a las que entran para nunca más salir.

Esos mismos cachorros son luego embarcados en grandes camiones, hacinados y sin garantías sanitarias, con destino a muchas de estas tiendas que luego los exponen a un público que es víctima tanto de la compra compulsiva como de una falta de garantías veterinarias que muchas veces acaba con la muerte del animal o con enfermedades de por vida para esa mascota acogida con tanta ilusión.

EL CIRCO Y EL TIRO DE PICHÓN SE QUEDAN FUERA

circos.jpg

Que no, que no quiero ser mal pensado, pero lo cierto es que los redactores de la nueva ley no han querido tocar el tema de la utilización de animales salvajes en los circos, haciendo caso omiso a la propuesta de la Asociación Nacional de Veterinarios Abolicionistas (Avatma), lo que nos habría puesto a la altura de Cataluña y de otros 300 municipios españoles que ya no permiten la presencia de circos que utilicen estos animales en sus espectáculos. Que pena.

Lo mismo pasa con el tiro de pichón, tradicional entretenimiento de señoritos, que seguirá siendo legal en Madrid siempre que las competiciones estén autorizadas por la Consejería y las sociedades de tiro estén debidamente federadas (¡bla bla bla!).

¿Habéis visto alguna vez el tiro al pichón? Es una auténtica vergüenza porque el animalito sale de la caja (y no digamos del tubo cuando esa es la variante) totalmente aturdido, sin saber a dónde ir ni qué está pasando; y entonces, un señor con una escopeta y dos cartuchos, que lo está esperando y se mantiene una distancia relativamente corta, le pega un tiro viendo con satisfacción cómo rueda sobre el césped… La primitiva pulsión de la caza.

RESUMIENDO

¿Hemos mejorado? Sí, claro, pero si vamos a tener que esperar otros 29 años para que se solucionen los problemas que han quedado pendientes no puedo por menos que lamentarme y llamar cobardes a quienes han intervenido en la redacción de la ley, a los que pongo sobre la mesa esta simple pregunta: ¿por qué cuando hay negocio por medio no se atreven ustedes a intervenir, a legislar con libertad y contundencia, a pensar en el bienestar de los animales, que de eso se trataba todo este esfuerzo que tanto se ha hecho esperar?

Anuncios

~ por kalicom en 3 agosto 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: