HAY TANTO QUE APRENDER DE UNO MISMO

•13 diciembre 2015 • Dejar un comentario

¿Te has preguntado alguna vez en qué nivel está el desarrollo de la humanidad? Yo tengo la sensación de que aún está muy verde.

Sólo necesitas fijarte en nuestra escasa madurez espiritual [ojo, que no hablo de religiones], en nuestra raquítica capacidad para amar a los demás, nuestra pobre vitalidad, la conciencia estereotipada que tenemos de nosotros mismos, la corta intuición de la que hacemos gala, la limitada capacidad de percepción y de comunicación que nos distancia de la realidad.

Y, claro, para evolucionar, para mejorar, lo primero que tenemos que hacer es aceptar que esta es la realidad, que estamos solos, a demasiada distancia los unos de los otros, a demasiada distancia del resto de los animales y de las plantas… A demasiada distancia de nuestro mundo.

El problema de la “Cultura” humana es que se basa en el principio de “los demás son algo distinto de mí”, y esa es la raíz de todos los problemas, de la envidia, de la guerra, de la delincuencia, del egoísmo, del deseo de tener poder, de dominar, de superar, de destruir.

Esta cultura nuestra se basa además en lo que puede ser percibido por los sentidos. Lo que está fuera de eso simplemente “no existe, no es real”. Consecuentemente sólo se acepta la realidad física perceptible y se desechan las dimensiones no físicas. El problema de este patrón cultural es que sus axiomas entran en contradicción con los materiales de trabajo que ya están empleando algunos científicos, los que están desarrollando la física cuántica, que maneja modelos multidimensionales.

14cdde69-1d98-4fee-b11c-430f28942550

Como ejemplo mencionaré el experimento llevado a cabo en 1982 por el físico experimental Alain Aspect en la universidad de Paris, que descubrió que partículas subatómicas como los electrones, en determinadas condiciones se comunicaban “instantáneamente” entre sí, sin importar la distancia a la que se encontrasen. Esto sin duda contradijo la teoría de Einstein de que es imposible comunicarse a velocidades más altas que la de la luz, y abrió un nuevo portal a la investigación científica. Lo que nos dice Aspect con este experimento es que no se puede tener una visión “local” del universo cuando se está tratando con partículas subatómicas, y que la información cuántica puede transferirse instantáneamente de una parte a otra de ese universo. ¿Todo un cambio verdad?

DÉJATE VIVIR EL PRESENTE

Esta nueva percepción de la realidad nos está evidenciando que debemos evolucionar nuestra visión de nosotros mismos, de los demás y del conjunto de la vida. La física cuántica nos abre la puerta a una nueva relación con la realidad, tanto la interna como la circundante.

Nuestra mente, que históricamente está lastrada por el tiempo, se aferra obstinada a las experiencias del pasado y, en función de ellas, predice incansablemente lo que está por venir; en ese estado de parloteo mental continuo difícilmente encontramos un momento de sosiego para disfrutar el momento presente, donde nada fue y nada será, donde las cosas simplemente “son”.

Al contrario de lo que se nos ha dicho siempre, no somos mejores porque tengamos más capacidad para pensar, para analizar, para proyectar [aunque ello sea lo que nos distingue de los animales]. Lo realmente importante es que seamos capaces de reconectar con nuestro Ser esencial y expresarnos en nuestro mundo físico presente, quitándonos de encima los errores del pasado y las incertidumbres del mañana.

Tenemos que cambiar nuestra vida cargada de miserias y crear una civilización en la que los valores no dejen espacio a los miedos.

miradamanos

¿Le ves algún sentido a vivir machacado por la ansiedad, por la depresión y la falta de autoestima? ¿Te parece normal que la vida consista en luchar constantemente contra todo y contra todos? Además, piensa: si no te gusta tu “Yo”, lo que estás haciendo es enjuiciarlo, por lo tanto el que está actuando es “otro Yo”, un YO superior que asume el papel de juez. Ahí lo tienes, ese es tu YO auténtico. El otro, el que sufre, el que añora, el que odia, el que desprecia, teme y se siente culpable y vacío es una ficción mental que no eres tú, es algo que puedes “observar”. Tienes que conseguir que tu mente deje de hacer ruido para escuchar sólo el maravilloso silencio de la tranquilidad y la paz interior.

Para conocer tu auténtico YO es fundamental que, poco a poco, vayas identificando cómo es tu yo falso. Y para eso no hace falta que seas un iniciado ni un iluminado y da igual quién seas y dónde estés. La clave, insisto, está en “observar” porque eso te da la perspectiva necesaria para liberarte de ese yo atrapado por las cadenas del tiempo. Eso te permitirá mantener el estado de conciencia en tu vida cotidiana, en el presente, en el ahora. En realidad en eso consiste la llamada “meditación”.

Como es natural, este cambio de conciencia requiere profundidad de pensamiento para ir recuperando verdades olvidadas pero que siempre han estado en ti.

No busques verdades ahí fuera, simplemente profundiza porque no tendrás mejor fuente que tu interior, que en su momento te dirá: “Esta es la verdad”.

Todo lo que te entristezca, todo lo que te acobarde, te infunda temor o te genere arrepentimiento o ansiedad está en tu yo pequeñito, en ese que vive en el pasado y el futuro. Tu YO grande está por encima de él y vive en el ahora, que no se alimenta del dolor ni de la angustia.

“EL PAÍS” YA NO ME QUIERE

•8 enero 2015 • Dejar un comentario

En la primavera de 1976, cuando se fundó el diario El País, yo estaba a punto de terminar mis estudios de periodismo. Recuerdo que lo acogí con ilusión, con esperanza y con mis mejores y mayores deseos de éxito. Con el paso de los años, aquel periódico se convertiría para mí en un símbolo, en un reducto de honestidad y buen periodismo.

Dos años más tarde, los españoles recibimos un segundo regalo: la Constitución democrática, que prometía reconciliación, ética y buen gobierno en una España que, aparentemente, deseaba superar el inciso franquista.

Pero la historia de estos últimos casi cuarenta años no ha hecho más que distanciar las líneas de la gráfica: la política ha sido secuestrada por un número excesivo de corruptos que sólo obedecen a su enriquecimiento personal y a sus ambiciones de poder, y El País se ha visto progresivamente arrinconado por un panorama informativo en el que los medios que no están con el sistema son fagocitados y reeducados al más puro estilo maoísta.

Pero “mi País” ha aguantado muchas tormentas perfectas y muchas puñaladas financieras sin renunciar a una razonable objetividad, sin venderse a los mercaderes. Hoy, sólo este rotativo, la Sexta TV y CUATRO se salvan de la quema. Bien es cierto que la línea editorial de El País ha flaqueado en los últimos meses, coincidiendo con la llegada a la dirección de Antonio Caño, un hombre de la casa de toda la vida cuyo corazón está más cerca de los conservadores del PP que de los neoliberales derechizados del PSOE y a un mundo de los renovadores de PODEMOS.

Caño no es precisamente un líder natural para el sector progresista de la redacción: en su momento mostró una posición claramente favorable a las tesis bélicas de Bush en Oriente Medio, ha defendido la afinidad del Grupo Prisa con el Santander y con Liberty (los fondos buitre norteamericanos) que están financiando la inmensa deuda de PRISA. Sin olvidar también la circunstancia de que él, que fuera corresponsal del medio en Washington, defendió sin ambages la postura de la empresa durante el ERE de 2012 que planteaba cargarse a un tercio de los periodistas de la plantilla.

A pesar de esta derechización política y económica de “mi País” le he seguido siendo fiel, en el entendimiento de que, a pesar de los pesares, era el único periódico que merecía entrar en mi casa, porque los demás me provocan una deprimente sensación de desinformación.

Como comprenderéis, este idilio periodístico de tantos años tenía que acabar en algo serio, así que le juré fidelidad y me hice suscriptor; una decisión que tenía más que ver con el corazón que con cuestiones económicas. Y así hemos convivido casi una década: él me mandaba sus tiques diarios y yo los canjeaba por noticias, opiniones y previsiones.

 

EL MUNDO

 

Todo fue bien hasta el pasado septiembre, mes en el que a Prisa le entra la modernez y decide cambiar los cuadernillos de tiques canjeables por una tarjeta de plástico. ¡Que error, que inmenso error! Desde ese momento el primer periódico de España, el periódico de la Democracia, el periódico progresista de mis amores no da pie con bola porque las dichosas tarjetas NO FUNCIONAN.

Será la mía” aventuré al principio, pero luego el quiosquero me confirmaba que “La verdad es que a nadie le funciona bien”.

Luego vino el desencuentro, las llamadas de reproche, las infidelidades: “Les mandamos otra tarjeta”… Y la tarjeta no llegó. Nueva agarrada. “De momento les enviamos un taco de tiques y en enero la tarjeta nueva”. Pero ya estamos en 2015 y ni tarjeta ni tiques. Llamada iracunda. “El lunes sin falta”. Esperas infructuosas. Mentira sobre mentira. El lunes tampoco. Ni el martes. Ni el miércoles. Falsas promesas. Me siento engañado, traicionado… ¡Ya no me quiere!

Era tan fácil tenerme contento… Ya había aceptado que cojeara por la derecha, había asumido que no era perfecta, pero yo la quería. Y ahora esto.

Creo que no me lo merezco.

En un ataque de rabia, quizá de celos, me he comprado El Mundo… Pero, como dice Chiquito “No puido, no puido”. No hay nada como el primer amor, aunque ya no me quiera.

 

Los números de 2014

•31 diciembre 2014 • Dejar un comentario

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 26.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 10 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

¿Cachorrito o perro mayor?

•21 diciembre 2014 • 3 comentarios

PERROS SENIOR

 

Los cachorritos de perro han sido creados por la naturaleza para despertar nuestro instinto maternal, nuestra ternura. Cuando los vemos nos apetece cogerlos en brazos, mimarlos, achucharlos y besuquearlos. Mandamos su foto a nuestros amigos, les hablamos como si fueran bebés humanos… ¡Es fantástico!

Pero la crianza de un cachorro no es un camino de rosas. Hay que estar atento a las infecciones, para las que aún no está bien protegido. Te pasas el día limpiando sus cacas y pises por la casa porque no está listo para controlarlas en el espacio y en el tiempo. Hay que enseñarle todas y cada una de las rutinas que va a exigir su correcta integración en la familia. Es posible también que encuentre divertido destrozar algún mueble, un zapato o un cojín, porque le duelen los dientes y no sabe cómo evitarlo…

Y cuando el cachorro va creciendo es como tener un loquillo en casa que corretea incansable y sin tener muy claras las reglas del juego. Llegado un momento pensarás: “A ver si te haces mayor y te vuelves más tranquilo”.

Por eso hay ya mucha gente que en estos últimos años está eligiendo una opción más tranquila, más equilibrada: adoptar a un perro mayor.

El perro viejo tiene muchísimas ventajas porque ya está domesticado y no es necesario pasar por la complicada etapa de enseñarle modales correctos y corregir sus defectos de temperamento.

Los perros mayores raramente mosdisquearán tus muebles o el ajuar de tu casa porque ya han superado la etapa del crecimiento de los dientes.

Su cerebro ya está maduro y entienden mejor las peticiones y necesidades de los humanos, con lo que aprenden más rápido las nuevas rutinas que requieras de él. Entienden perfectamente el significado de la palabra “no” y eso facilita enormemente su adaptación a tu hogar y su incorporación a la familia.

Además, los perros ancianos son normalmente mucho más sociables porque han aprendido qué tienen que hacer para resultar agradables y ser aceptados en la “manada” de los humanos.

Un perro mayor, sobre todo si ha pasado momentos difíciles en su vida, sabe apreciar y agradecer mejor el cariño que recibe, y tiene una gran facilidad para dar amor a los de casa. Sin duda son conscientes de que están viviendo una segunda oportunidad y lo agradecen.

Así como en el caso de los cachorritos no sabes muy bien si será un perro agresivo o tranquilo, miedoso o cariñoso, con un perro viejo lo que ves es lo que hay, tanto en tamaño y aspecto como en carácter.

El perro mayor es un incondicional que siempre estará listo para acompañarte en cualquier actividad o juego porque para él su felicidad es la tuya. Y si lo que necesitas es tiempo libre para ti, el perro viejo no exige una atención constante como el cachorro.

A todo ello puedes añadir que convivir con un perro mayor te permite dormir mejor porque, a diferencia de los cachorros, ellos ya están acostumbrados a los horarios humanos y no necesitan comer o salir a hacer sus cosas durante la noche.

Entonces, ¿cachorrito o perro viejo? Pues depende de lo que busquemos en esa relación y de nuestras propias circunstancias personales. En ocasiones vienen visitantes a la protectora en la que colaboro que quieren adoptar a un cachorrito de raza pequeña y resulta que tienen setenta un ochenta años. Y en mi opinión es un error, porque ese perro puede vivir muchos años y quizá llegue un momento en el que esas persona mayor no esté en condiciones físicas y mentales de cuidarlo.

Adoptar a un perro es un acto de mucha responsabilidad en el que hay que considerar todas las circunstancia de nuestra vida: edad, espacio, capacidad económica, disponibilidad de tiempo, estado de salud, fuerza física, opinión de los otros miembros de la familia, posibilidades de cambios en la propia vida en el futuro que condicionen la convivencia con el perro…

Si deseas un nuevo amor en tu vida, ¿por qué no adoptas un perrito viejo?… Nunca te arrepentirás de haberlo hecho.

¡DEJAD DE MENTIR!

•13 diciembre 2014 • 2 comentarios

En estos últimos meses me ha tocado escuchar y leer muchos comentarios hirientes sobre la formación política PODEMOS y sobre su líder, Pablo Iglesias. Con el paso de los días lo que empezó siendo coña despreciativa (el tío de la coleta), se ha ido convirtiendo en preocupación y la preocupación ha dado paso al pánico.

Desde el epicentro de la casta se ha extendido la consigna de acoso y derribo, de desprestigio a toda costa, mintiendo si es necesario, porque los españoles leen poco y si resulta que sólo leen lo malo ahí queda la simiente.

La prensa afín ha servido a su señor con entrega, rebuscando en el pasado y en el presente de todas las figuras que representan a PODEMOS. Nada ha quedado sin exponer, ningún muerto en el armario. Y lo cierto es que, salvo sembrar alguna duda, nada han logrado porque nada había que lograr.

Con una pertinacia que recuerda a un Gobierno de otra época insistiendo en la autoría de ETA cuando estaba cantado que los atentados eran obra de islamistas, llevamos meses escuchando la serenata de Venezuela y sus vinculaciones inconfesables con Pablo Iglesias y su gente. Y cuando no son los bolivarianos, son los iraníes, y cuando no…

Cientos de periodistas, políticos y tertulianos llevan meses pululando con el ventilador en una mano y el cubo de la mierda en la otra, con la crispación y el temblor en la barbilla de quien teme perder sus privilegios.

portada-democracia-real-ya-madrid-1

 

Mientras un Rajoy que vive en el mundo de los Teletubbies asegura que España va bien, mientras el país se desmorona, y un Ignacio González asegura que el problema de los niños madrileños es que están cebones y no hambrientos, PODEMOS sigue haciendo caja de simpatizantes, porque la gente no es idiota y desea poner su confianza en políticos que entiendan sus problemas y que estén dispuestos a solucionarlos y a mejorar su calidad de vida.

En el informe de Metroscopia del seis de diciembre se refleja que, a la pregunta de “¿Quién tiene las ideas claras para superar la crisis económica?, PODEMOS se sitúa en cabeza con un 37% de los votos. Recalcando en temas de confianza, cuando la encuesta inquiere sobre ¿Cuál es el único partido en el que se puede confiar?, de nuevo PODEMOS se sitúa en cabeza con un 22%.

En cuanto a Pablo Iglesias, el grado de aprobación lo sitúa en el segundo puesto detrás del Rey Felipe VI, cayendo Rajoy a la novena plaza.

Informa hoy El País, otro diario que está siendo sutilmente fagocitado por la casta, que PODEMOS ha publicado en su portal de transparencia que sus ingresos totales ascienden a 1,01 millones de euros. De ese capital, el 82,4% (865.885,9 €) proviene de casi 10.000 ciudadanos que han hecho donaciones o se han acogido al método del micromecenazgo o crowdfunding. A esto hay que añadir los 112.439 euros que cobró PODEMOS por los gastos generados para las europeas y los 72.885 provenientes de su mercadotecnia.

Desde luego entre los donantes periódicos no vais a encontrar grandes fortunas, banqueros, inversores ni gente de la jet; se trata de personas normales, ilusionadas con un cambio del sistema y cuya media de aportación es de 9,38 € al mes.

Hoy PODEMOS es la formación política que más y mejor conecta con las inquietudes de la calle porque ha salido de la calle, porque ha nacido de la decepción y el desencanto generados por los partidos históricos.

Señores acosadores pagados por la casta, las mentiras repetidas muchas veces no se convierten en verdad. Por poner sólo un ejemplo, todos habréis leído u oído que Pablo Iglesias gana un pastón y encima va presumiendo de honesto. Veamos las cuentas reales:

Iglesias cobra al mes, en calidad de eurodiputado, 8.020 € brutos. De ellos paga 1.761 en concepto de impuesto comunitario y dona 4.000 € a su formación y a su programa de televisión “La Tuerka”. Con ello, su salario neto queda en 2.249 €.

Ahora los lacayos del sistema pueden seguir con sus falacias, con su veneno, pero esto es lo que hay.

Seguid asegurando que se forra, pero es falso. De hecho, desde que Pablo Iglesias anunció que concurriría a las primarias del partido para aspirar al Europarlamento, no ha vuelto a cobrar por las tertulias a las que ha acudido.

1349584083_420012_1349613487_noticia_normal

¿Alguien puede asegurar que nunca habrá un corrupto en PODEMOS? Por supuesto que no, pero si el partido implanta la limitación de salarios, la reducción de plazos de permanencia en la política y la eliminación de las puertas giratorias, los sinvergüenzas se irán a medrar a otro lado.

El sistema actual obedece a exigencias superiores en la sombra, o mejor diría en la penumbra, donde se mueven los grandes financieros, las Iglesias, la banca internacional y las multinacionales. A sus órdenes están los políticos, obedientes y sumisos, que hace mucho que perdieron su conciencia social, que carecen de sensibilidad, de piedad y de empatía. Ellos han sabido crear un entramado de necesidades con el que maniatar al pueblo. Pero la gente, está llegando al límite de su paciencia.

Ya nadie cree en vuestras mentiras, aunque las elaboréis con “profesionalidad periodística”, empleando televisiones, periódicos, radios y sitios en Internet.

El pueblo no se va a callar en las urnas, y allí no tendréis la posibilidad de ponernos multas, de llevarnos a la cárcel o de pegarnos una paliza. El tiempo de la luz, de la verdad y la solidaridad ya está acerca.

Donde no podamos verles

•9 octubre 2014 • 1 comentario

rajoy3_getty_01082013

 

 

La amenaza del ébola probablemente será la última palada en el entierro del Partido Popular, que nos viene obsequiando desde hace mucho con acciones y omisiones de verdadero escándalo.

Hoy, ahora mismo, este país ha sido abandonado por su Gobierno, que se esconde tras un velo de silencio porque no sabe por dónde coger el tema.

Mientras Mariano Rajoy se fuma el puro de la felicidad asegurando que no hace más que recibir felicitaciones, el consejero de Sanidad de Madrid echa balones fuera con una torpeza que ni siquiera su partido es capaz de respaldar.

Javier Rodríguez ha buscado una salida fácil acusando a la enfermera infectada de haberse tocado la cara con un traje que ni siquiera era el adecuado para protegerse de un virus tremendamente peligroso. Una enfermera que no había recibido la formación necesaria y suficiente para desarrollar este trabajo y que, si de algo ha pecado, ha sido de exceso de valentía al prestarse voluntaria para una misión humanitaria de altísimo riesgo.

Me da la risa amarga cuando recuerdo a la ministra Ana Mato asegurando que estábamos preparados para el ébola cuando, al mismo tiempo, escucho esta tarde las declaraciones de un médico que asegura que el traje de protección que le habían dado no era de su talla –es un hombre alto- y que las mangas se le quedaban cortas. Se me caen las lágrimas cuando veo a una profesional sanitaria enseñando el rollo de cinta americana con el que se envolvían los bordes de los guantes para protegerse de la infección. Se me hiela el corazón cuando contemplo la foto de un biombo separando el mundo de los sanos de las áreas de máximo riesgo.

No señora Mato, no estábamos preparados para el ébola y seguimos sin estarlo. Lamentablemente el peligro sigue activo y por eso los sanitarios se están negando a jugarse la vida estúpidamente.

 

ambulancia_ebola_noticia_defensa_0

Y ustedes callados, callados como muertos porque ya son muertos políticos. Porque saben muy bien que ha sido su política de privatización de la Sanidad Pública la que ha llevado a esta situación, porque ustedes desmantelaron las instalaciones del Carlos III para venderle la exclusiva a alguna empresa afín y ahora han querido recuperarlas, pero de una forma ratonera, sin siquiera proveerse de los medios, sin difundir los protocolos de actuación, sin tener a un equipo profesional entrenado. Toda esta historia del ébola, que acaba de empezar, ha sido un cúmulo de mentiras oficiales que nacen tanto de la ignorancia como de la falta de pudor político.

Ustedes le echan la culpa de esta situación a una enfermera para echar balones fuera, porque hay elecciones a la vista y eso es lo que realmente les importa. La verdad es que ya son expertos en el escaqueo, en cargarle el muerto al más débil: al capitán del Prestige le endosaron la crisis del chapapote, el piloto del Yak-42 fue su comodín para salir de aquel marrón, los conductores del AVE de Santiago y del metro de Valencia fueron otra dos de sus cabezas de turco. En cuanto a la crisis, ya nos dijeron a los ciudadanos que la culpa era nuestra porque habíamos estado viviendo por encima de nuestras posibilidades.

Mintiendo, engañando, prevaricando, ocultando, culpabilizando de los errores propios, incumpliendo las promesas electorales, alardeando de logros inexistentes, prometiendo futuros imposibles, hundiendo el mundo laboral, la enseñanza, la sanidad y la ilusión de la gente es como hemos llegado a esta situación.

Pero a ustedes ya no les importa nada, ustedes siguen practicando la simonía más vergonzosa, olvidando la aconfesionalidad del Estado acordada en la Constitución, creando puestos de trabajo de chirigota, haciendo que los jóvenes se marchen fuera para buscar un futuro que les han robado, ignorando al mundo de la investigación científica, pasándose sobres para complementar sueldos ya escandalosos, inhabilitando a jueces que no se callan, golpeando, multando y encarcelando a ciudadanos por manifestar opiniones distintas a las suyas.

Ustedes han perdido su oportunidad y con ella están perdiendo miles de votos de ciudadanos que ya no están dispuestos a ser gobernados por mentirosos sin preparación, sin criterio y sin capacidad para comprender cuáles son sus necesidades reales.

Ustedes se encastillan en sus sueldos, en sus privilegios, en su poder, en su inmunidad, y llegan a creerse que son una clase superior intocable, que son una élite intelectual y moral cuando sólo son unos inútiles dispuestos a vender su alma por una tarjeta black. Ustedes practican el mercadeo de cargos, de contratos y de privilegios sin reparar en las consecuencias. Han logrado establecer en este país el estado del malestar y, probablemente hasta se sientan orgullosos de ello, tal es su descaro. Han logrado elevar el viejo caciquismo a la categoría de acción de Estado cuando eso sólo sirve para dividir a la sociedad en ricos y pobres.

Sí, ustedes son los ricos, los que tienen buenos sueldos y sobresueldos, los que compran cigarrales y pisos expropiados, los que van a hoteles de lujo y a restaurantes con estrellas Michelin. Nosotros somos los que morimos un poco cada día viendo la nevera tan vacía como la cuenta del banco, tratando de animar a unos hijos que no tienen mañana, atenazados por el futuro más incierto que recordamos.

Por eso, si les queda un atisbo de honestidad, por favor, se lo ruego, dimitan, dimitan en bloque, márchense, déjennos intentar arreglar este desaguisado. Cojan el dinero y corran, váyanse a disfrutarlo a otra parte, pero lejos, donde no podamos verles.

Que no haya un Toro de la Vega 2015

•19 septiembre 2014 • 3 comentarios

 

Toro_de_la_Vega_5_album

 

Viendo el otro día imágenes de vecinos de Tordesillas durante El Toro de la Vega me he dado cuenta de que el único apero generalizado de su vestimenta festera es la garrota. ¿Sorprendente? No, coherente. Es la garrota nacional, la del “tío de la vara”. Y cuando salía aquel paisano diciendo que habían venido los animalistas a estropearles las fiestas, no podía evitar acordarme de los mozos abestiados de las historias de Gila.

Todo esto no pasaría de ser una anécdota si la fiesta (¿) de la Virgen de la Peña no hubiera acabado una vez más con la muerte sádica y cobarde de un toro indefenso, que fue repetidamente agredido con lanzas de hierro de cuarenta centímetros. Esas lanzas que le fueron cubriendo el cuerpo de heridas dolorosísimas por las que “Elegido”, que así se llamaba el pobre animal, fue perdiendo su fuerza y su vida.

¿Finalidad de todo esto?… Ninguna, divertir a los del pueblo.

Y así va pasando el nuevo siglo, sin que la cultura y la sensibilidad lleguen a todos los españoles. Y no hablo sólo de los tordesillanos; más bien lo hago de las autoridades locales, autonómicas y nacionales que permiten e incluso aplauden que esto siga ocurriendo. Hablo de los políticos y legisladores que presumen de una tradición de interés cultural mientras un animalito agoniza con una lanza hundida en su costado.

Puedo entender que los mozos de Tordesillas se hayan quedado en la España de la boina, con sus salvajadas, con su zopenco sentido del humor, pero ¿y los demás?

 

activista-arrojadas-participantes-Ruth-Toledano_EDIIMA20140916_0487_14

 

Un puñado de valientes

¿Cómo puedo aceptar a un presidente de Gobierno, a un presidente autonómico, a un Consejo de Ministros, o a una cámara parlamentaria que permiten semejante barbarie?

¿Es que no queda nadie con sensibilidad, con un mínimo de cultura, con un punto de empatía con los animales, con un sentido medianamente claro de nuestro papel en este planeta?

Mi única esperanza fue comprobar que aún hay un puñado de valientes, de gente concienciada dispuesta a exponerse ante la turba de las garrotas y las lanzas. Una vez más eran básicamente mujeres, que son las que están demostrando mayor arrojo e integridad en los conflictos relacionados con la protección animal.

Estoy seguro de que tenían miedo cuando escuchaban las amenazas de los del pueblo, de que sintieron dolor cuando los antidisturbios les retorcían los brazos para apartarlas del recinto ferial, y sin duda fue su sangre la que se derramó cuando les llovieron las piedras que tiraban los bestias de la garrota, pero también tengo claro que aceptaron todas estas penalidades porque sabían que estaban haciendo lo correcto. Ellas son nuestro ejemplo; ellas nos marcan el camino para luchar por una causa que merece la pena.

Ni siquiera los taurinos comparten ya la atrocidad que se comete cada año en Tordesillas. La polémica sobre el martirio de El Toro de la Vega ha adquirido dimensión nacional: políticos, periodistas e intelectuales debaten en los medios sobre el tema y la Red echa humo con cientos de miles de quejas de ciudadanos escandalizados. Y eso es bueno porque esto sólo se solucionará cuando la fuerza de los detractores sea tal que haga temblar a los que lo sostienen y lo defienden.

De momento hay muchos políticos que, a título personal, ya se han manifestado en contra de la anacrónica tradición, aunque es justo decir que otros muchos, especialmente de la derecha, siguen sometidos a la disciplina de partido y callan o se muestran a favor de la violencia gratuita.

 

Varios-Toro-Vega-William-Criollo_EDIIMA20140916_0525_13

 

No hay que dar tregua

Si seguimos protestando, si seguimos pidiendo respeto por los derechos de los animales, si los exigimos en la calle, en los medios y en la red, lograremos quebrantar la irracionalidad de las leyes actuales, romperemos las lanzas y veremos crecer en paz a los hermanos de Elegido.

Seguid moviendo el tema en Faceboock y en Twitter, acudid a las concentraciones, escribid, dialogad, firmad peticiones, convenced a vuestros alcaldes… Luchad con todos vuestros medios por la abolición de la tortura animal.

No esperéis a que los políticos vengan a solucionarlo porque ellos ya han dejado clara su desidia. Tened claro que el sistema no es la solución si no un obstáculo que hay que saltar, que hay que apartar.

Esta tiene que ser una acción ciudadana en el más amplio sentido de la expresión: de aquí al próximo Toro de la Vega hay 12 meses que tenemos que aprovechar sin descanso. Hablad con vuestros amigos y familiares y sensibilizadlos para que se conviertan en activistas. En esta lucha hacen falta muchas manos, y muchos corazones.

Y si tenéis la oportunidad de hablar con personas implicadas en la política, hacedles ver la importancia de sintonizar con las inquietudes de la calle.

Y recordad: vosotros sois los que tenéis de vuestro lado la razón de la justicia, de la sensibilidad, de la humanidad y de la lógica. Y, además, ahora tenéis una meta: que no haya un Toro de la Vega en 2015.