Las ventajas de castrar a tu mascota

Hablaba hace unos días con un amigo, y me ponía cara de espanto cuando le decía que lo ideal para una mascota que no se va a destinar a la reproducción es castrarla o esterilizarla.

¿Y tú eres el que quiere tanto a los animales?… Me decía en tono de reproche.

Es una reacción muy habitual, pero totalmente equivocada porque es fruto de una visión “humanizada” del tema, a la que se suman la ignorancia en la materia y ciertas leyendas que circulan por ahí desde hace tiempo.

Antes de seguir aclararé que llamo castración a la eliminación quirúrgica de los testículos del macho, y esterilización a la eliminación quirúrgica en las gatas de los ovarios y el útero (ovariohisterectomia) o sólo de los ovarios (ovariectomía).

Los amantes de los animales -entre los que me cuento- saben muy bien que la castración y la esterilización, especialmente en el caso de los gatos, tiene más ventajas que inconvenientes para los animales y también para sus dueños: no sólo sirve para prevenir embarazos indeseados, sino que además evita enfermedades, incrementa la longevidad y facilita la convivencia con otros animales y con los humanos.

De hecho es algo prácticamente inocuo para el animal y de un indudable valor cívico ya que permite luchar contra la proliferación incontrolada de colonias callejeras que malviven en alcantarillas, rebuscando entre la basura, llenas de parásitos y enfermedades.

Para confirmar todas estas ideas y aprender más sobre el asunto me puse en contacto con David Osuna, uno de los veterinarios de la protectora madrileña “Alba”, que me invitó a presenciar en directo la esterilización de una gata para que pudiera ver lo sencilla que es la intervención, a pesar de que se supone que es algo más complicada que la de un macho.

Así que cogí mi pequeña cámara, me coloqué la mascarilla y entré en el quirófano –con cierta aprensión, debo confesarlo, porque era mi primera cirugía- dispuesto a rodar la peli que os resumo al final de este comentario.

Mientras él operaba, fuimos comentando algunos de los problemas que la gente le encuentra a esta operación que, para simplificar, llamaré genéricamente castración de aquí en adelante:

Los gatos castrados engordan”.- Pues sí y no. Los gatos castrados, como ya no tienen la estimulación de las hormonas sexuales, se vuelven un poco menos activos y tienen algo más de apetito, lo que podría derivar en su engorde. Pero se trata de un factor predisponente, no determinante. Si anotas la ración que el gato comía antes de la operación y luego se la mantienes, no debe engordar necesariamente. Convendrá también que juegues con él para que haga ejercicio, para que se mueva. Además, en el mercado hay comidas ligth especiales para gatos castrados.

La castración retrasa el crecimiento”.- Ni siquiera entre los veterinarios se ponen de acuerdo sobre cuál es el momento ideal para castrar a los gatos, pero en Europa suelen esperar a que alcancen la madurez sexual, es decir a los seis o siete meses. Sin embargo los veterinarios norteamericanos, y muchos españoles, optan por una castración precoz a los dos o tres meses. En cualquier caso, los estudios más recientes indican que el hecho de operar de forma temprana no sólo no afecta al crecimiento sino que, al parecer, favorece el desarrollo de las extremidades ya que las hormonas sexuales intervienen en la osificación de los cartílagos de crecimiento.

Realmente -me dice David- la castración para evitar los tumores en las gatas se tiene que hacer lo antes posible: antes del primer celo se evita en un 99% de la aparición de tumores. Entre el primero y el segundo, un 90%, y así va disminuyendo hasta el quinto o sexto celo, momento en el que ya casi no hace prácticamente efecto castrarlas (sólo evitas entre un 10 y un 15 % de los tumores) puesto que el estímulo hormonal ya se ha producido”.

Además no sería nada aconsejable que una gatita se quedara preñada durante su desarrollo, porque la naturaleza haría que su propia salud se pusiera en riesgo, haciéndole tirar de sus reservas para criar a los cachorros.

El macho necesita vivir con su sexualidad intacta”.-  Un gato castrado no es un gato mutilado. Se trata de una visión antropomórfica y absurda. El gato castrado no sufre, no se siente disminuido ni frustrado por no ser sexualmente activo.

Por el contrario, el gato castrado ve aumentada su expectativa de vida en un 50%, y como además no tiene necesidad de irse por ahí buscándose novias, corre menos riesgo de ser agredido por perros, de ser atropellado o de tener peleas con otros machos. Por si esto fuera poco, la castración lo hace menos agresivo y más casero, lo que le evita muchas posibilidades de contagios víricos como la leucemia o el SIDA gatuno, que se suelen transmitir por mordeduras o arañazos.

También es cierto que, según las estadísticas, un 10% de los gatos conserva ciertos comportamientos sexuales, incluso después de la castración, como consecuencia de la impronta que las hormonas han ido dejando en su cerebro durante su “adolescencia”. Hablando de esto recuerdo que “Fiti”, un macho castrado que teníamos en casa, solía “beneficiarse” en ocasiones a un peluche de color morado con gran cabreo de mi hija pequeña, que era su propietaria.

El gato castrado lo que necesita es una alimentación controlada y ejercicio diario; con eso será un gato sano y feliz.

¿Y qué pasa si no opero a mi gato? Pues que si es macho terminará marcándote algunos rincones de la casa con una orina que huele realmente fuerte, será más agresivo y tratará de escaparse cuando esté en celo. Por cierto, los machos no tienen una frecuencia concreta de celo, les puede llegar en cualquier momento. Los machos sin operar tienen también más posibilidades de desarrollar tumores y quistes prostáticos, tumores testiculares y hernias perianales.

Una hembra sin castrar te dará un concierto de maullidos lastimeros unas tres veces al año y tanto de día como de noche. Y si pasa mucho tiempo sin aparearse puede terminar desarrollando un celo recurrente, que le vendrá cada veinte días o un falso embarazo.

Los gatos operados son más dóciles y cariñosos y no pierden ni su agilidad ni su elegancia; simplemente se libran del yugo de una sexualidad innecesaria. Por lo general su vida es más larga, sana y placentera.

La operación que tenéis más abajo duró en total unos 20 minutos, fue sencilla e incruenta. En ella la gata estuvo anestesiada con lo que no sufrió en absoluto y sus constantes estuvieron controladas por un equipamiento quirúrgico de última generación.

En la filmación, que está hecha con una cámara sencilla y “a pulso”, veréis primero la preparación (anestesia e intubación) y luego la operación en sí, que se inicia con la realización de un pequeñísimo corte por el que se sacan con habilidad los ovarios del animal, que son cortados con un instrumento eléctrico que impide el sangrado. Finalmente se cosen los planos musculares y la piel. Luego la gatita estuvo en recuperación, despertándose unos minutos más tarde.

Puede que alguno le dé cosa ver la película, pero creo que vale la pena porque en ella podéis apreciar la sencillez de la operación y la habilidad del veterinario. Por cierto, me gustaría hacer constar que esta intervención se ha hecho a través de una abertura tan pequeña en el cuerpo del animal porque Alba cuenta con veterinarios  especializados en cirugía. Lo digo porque a lo mejor algún lector se encuentra con que su veterinario le opera la gata y le viene a casa con una cicatriz un poco más grande, lo cual sería completamente normal, ya que existen diversas técnicas operatorias.

¡No lo dudes, si quieres a tu gato cástralo. Los dos seréis más felices!

Anuncios

~ por kalicom en 25 junio 2010.

8 comentarios to “Las ventajas de castrar a tu mascota”

  1. Me gustaria saber que riesgo tiene operar a uan gata de siete meses para castrarla, si por regla general suele salir bien la operacion y q posibilidades de que muera existen.Gracias. Esperando noticias.

    Un saludo.

    • Siete meses es una edad estupenda para castrar a tu gata.
      Como bien sabes, la castración es en la actualidad una operación prácticamente de rutina, poco cruenta y escasamente peligrosa.
      No te negaré que en toda cirugía hay un porcentaje de riesgo, por muy sencilla que sea.
      Lo que tienes que tener muy claro es que castrando a tu gata le vas a evitar muchos problemas a ella y a ti.
      Llevará una vida más plácida, sin revoluciones hormonales y reducirás posibilidades de tumores y otros trastornos.
      Te puedo decir que yo tengo dos gatas y las castré más o menos a la edad de la tuya.

      Anímate que vale la pena.

      Saludos.

  2. Hoolaaa, despues q castras a tu gato ya deja de orinarse por todos lados??
    Despues de ser castrado cuanto tarda en dejar de hacer eso??

    • Bueno, en realidad tu gato nunca debería haberse estado orinando por todos lados. Los gatitos bebés aprenden muy pronto a ir a su caja de arena. Yo lo que suelo hacer cuando crío cachorrines es estar muy atento los primeros días y, cuando veo que van a hacer alguna necesidad los cojo y los deposito sobre la arena. Se lo aprenden enseguida.
      Si tienes un gato que se lo hace por todas partes pueden pasar varias cosas: que esté enfermo, que trate de llamar la atención, que intente marcar su territorio…
      Te aconsejo que lo lleves lo antes posible al veterinario para que estudie su caso.
      La castración, como evita la acción de ciertas hormonas, suele mejorar bastante los comportamientos, pero puede no ser suficiente… Insisto, lleva a tu gato al veterinario lo antes posible.
      Que haya suerte y un fuerte abrazo.
      Carlos.

  3. HOLA…..MI GATO FUE CASTRADO A LOS DOS AÑOS 8 MESES, SERÁ? QUE DEJA DE MARCAR TERRITORIO….

    • Estimada [Carmen], con casi tres años, tu gato ha sido castrado cuando ya es totalmente maduro, con lo que el riesgo de que siga marcando el territorio con sus orines es más alto que si la castración se hubiera realizado durante el primer año.
      Espero que los cambios que se van a operar en él incluyan el dejar de marcar, pero sólo el tiempo te va a dar una respuesta.

  4. HOLA TENGO UN GATO DE 18 MESES Y EN ESTOS MOMENTOS EN IMPOSIBLE TENERLO EN CASA POR EL OLOR QUE DEJA, NO QUIERO DARLO . CON ESTA EDAD PUEDO CASTRARLO Y EL OLOR DESAPARACERÁ

    • Tu gato de año y medio no debería de emitir olores especialmente fuertes o desagradables salvo que esté marcando los rincones de tu casa con su orina. Esto se produce cuando el gato no está castrado. Lo primero que tienes que hacer es castrarlo, que es algo que debiste hacer hace un año. La castración alterará en tu gato la producción de ciertas hormonas sexuales y, posiblemente, dejará de marcar tu casa (que es su territorio) con su orina.
      Si una vez castrado NO deja de hacerlo tendrás que hablar con un especialista en comportamiento animal. En el peor de los casos, si el trastorno es insalvable para ti, procura buscarle una buena familia alternativa y no lo abandones en la calle, donde probablemente morirá.
      Te deseo la mayor de las suertes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: